Juegos de ordenador para tratar la hiperactividad en niños

El TDAH o trastorno por déficit de atención e hiperactividad es un trastorno cada día más frecuente ya que entre un 5% y un 10% de los menores de 18 años lo padecen. Una vez que el niño ha sido diagnosticado como hiperactivo, el tratamiento habitual es mediante medicación, aunque cada vez más habitual el uso de terapias que han demostrado científica y clínicamente su validez para este tipo de trastornos.

Recientemente, algunos estudios han revelado que, en los niños con TDAH, las ondas cerebrales son distintas que en los niños sin este trastorno. La mayoría de los niños con TDAH tienen las ondas Beta (las que se ponen en funcionamiento cuando estamos prestando atención) más bajas de lo habitual, y las ondas Theta (activas en momentos de ensoñación) muy altas. ¿Y si se pudiera entrenar al cerebro para cambiar estos patrones? 

Las nuevas tecnologías ayudan a niños con TDAH

Nuevas tecnologías para tratar la hiperactividad infantil

Los investigadores han trabajado en una herramienta llamada neurofeedback para el tratamiendo de la hiperactividad en niños. Te preguntarás... ¿qué es eso del neurofeedback? Se trata de una nueva tecnología que estudia la actividad cerebral y en la manera en que las neuronas emiten distintos impulsos nerviosos dependiendo de lo que está haciendo la persona.

Los investigadores, basándose en esta tecnología, han desarrollado algunos sistemas para poder recoger datos en niños con TDAH y poder potenciar su capacidad de atención y concentración. Se trata de unos juegos de ordenador que funcionan de la siguiente manera: al niño se le sienta frente a un ordenador y se le coloca un brazalete que va recogiendo su actividad neuronal.

Este brazalete registra la atención que está mostrando el niño en el juego y consigue activar los diferentes elementos del juego y mover los personajes de la pantalla sólo con su mente. En tiemo real se puede ver la atención del niño a través de un atractivo e intuitivo software de videojuegos actual, divertido y colorido que fomenta el aprendizaje, la motivación y el autocontrol.

Estos juegos consiguen que las ondas cerebrales del niño se transformen, por ejemplo, en un delfín en el mar, de modo que cuando las ondas Beta están más altas que Theta el delfín baja al fondo oceánico y cuando ocurre lo contrario el delfín sube hacia la superficie. De esa manera, se sabe cuándo el niño está atento y cuándo no, y él mismo, hace un esfuerzo por mantener la atención. 

Este programa se ha aplicado ya felizmente en niños. En pocas sesiones consiguen que los niños muestren cambios reales tanto en la atención cómo en sus conductas. Estos nuevos sistemas se apoyan en un terapeuta o entrenador que acompaña al niño y a los padres durante el proceso. 

Esto, unido a que el niño se divierte jugando, hace que sea constante y esté motivado durante todo el proceso. El uso del programa se compagina con un seguimiento de las conductas en casa y técnicas para su modificación, obteniendo resultados objetivos y muy positivos a corto plazo.

Pablo Muñoz Gacto
Director de Nascia y Playattention