Cosas que veo en mi hijo cada día y me producen satisfacción como madre

Cuando eres madre sabes que lo mejor que hay en la vida es pasar tiempo de calidad con los tuyos

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

El orgullo de madre es algo maravilloso que todas experimentamos cuando nuestro hijo hace algo que a nosotras nos parece un reto, algo enternecedor o una cosa digna de recordar toda la vida. El orgullo de mamá es esa sensación que te llena por dentro, que te dice que lo estás haciendo bien, que tu hijo es y será lo primero y quieres estar siempre ahí para no perderte nada, ni una sola cosa que hace. Estas son las cosas que veo en mi hijo y que más satisfacción me dan como madre, ¿a ti también te pasa?

Las acciones de los hijos que se traducen en satisfacción de las madres

satisfacción como madre

Cuando un hijo aprende a caminar, dice su primera palabra, se sienta solo o saca una buena nota en el examen, los padres lo guardamos en la memoria como oro en paño. No obstante, hoy me gustaría hablarte de cosas cotidianas que suelen hacer los hijos sin darse cuenta y que para los padres, para las madres en especial si me lo permitís, tienen un significado de lo más especial y muy ligado al orgullo y a la plena satisfacción. ¡Te las cuento!

1. Me pirra cuando veo que mi hijo ha conseguido hacer algo nuevo
Da igual que sea terminar un puzzle, colorear sin salirse o decir una palabra que antes no le salía, a mí (seguro que también a ti), me resulta todo igual de interesante y magnífico. Y, otra cosa que igual haces tú también, no tardo en contárselo al resto de la familia.

2. Cuando come con ganas
¿Qué madre o padre no adora ver cómo sus hijos comen con ganas? Sabes que se está alimentando bien y además te sale la vena de llamarte una buena cocinera. Al mismo nivel de satisfacción pongo esto otro: cuando me dice que está muy rico lo que le he preparado con todo mi cariño. Estos niños sí que saben cómo sacar una sonrisa a mamá.

3. Me encanta cuando se inventa historias
Paso por su lado como quien no quiere la cosa, pego el oído y oigo cosas como: ‘la nave espacial iba aterrizar pero justo fue detectada por un dinosaurio gigante…’ A veces hasta me meto en la historia y le digo que me cree un personaje a mí también.

4. Adoro cuando me da las gracias
‘Gracias, mamá, por la comida’, ‘gracias por ayudarme con la tarea’, ‘gracias por el juguete que me has comprado’, ‘gracias’. ¿A qué es una palabra mágica?

[Leer más: Qué ocurre en el cerebro del niño cuando da la gracias]

5. Cuando duerme plácidamente
Dicen que una de las mejores cosas que hay en esta vida es observar cómo duermen plácidamente aquellos a quienes más amas y yo digo que tienen toda la razón. Más de una vez me he quedado en el marco de la puerta para ver su carita y preguntarme qué estará soñando.

6. Cuando coge flores y me las das
Que no, que no las compra, que coge las que ve por la calle, se acuerda de mí, las selecciona y me las da diciendo ‘toma, mamá, son para ti’. Aún tengo algunas que he puesto a secar entre las páginas de un libro.

7. Cuando lo primero que hace nada más despertarse es llamar a su mamá
No me dice ‘buenos días’ de palabra pero me lo dice con su mirada. Adoro también ese primer beso de la mañana, ¡no hay nada mejor que eso!

Más de esas pequeñas cosas que todas las madres adoramos que los hijos hagan

cosas que hacen felices a las madres

Nunca entiendes tan bien toda la felicidad que pueden dar las pequeñas cosas de la vida hasta que eres madre y ves a tu hijo comer bien, cantar una canción o recoger su cuarto sin que nadie se lo diga. Y es cuando eres madre sabes que lo mejor que hay en la vida es pasar tiempo con los tuyos, ¡y cuanto más mejor!

8. Cuando dice que le gusta leer
Eso y cuando le veo absorto en un libro, se ríe, lo comenta ¡por fin ha llegado ese momento!

9. Cuando se ríe a carcajadas
Le hago unas cosquillas, pongo una voz graciosa o corro con él por la casa... No hace falta nada más para que se ría de lo lindo y para que a mí se me salte el sensor de ‘guarda ese momento en tu mente para siempre’. Hay veces que me dan ganas de grabar su risa para escucharla después.

10. Me derrito cuando me pide un beso
O un abrazo, un achuchón, que le coja como cuando era bebé, que le dé la mano… Ayss, ¡el amor entre madre e hijo!

11. Cuando juega con su hermano
No se porqué pero se está convirtiendo en mi pasatiempo favorito, debe ser que se ha dado cuenta que tener un hermano es algo maravilloso para jugar, para compartir, para aprender…

[Leer más: Qué siente un niño cuando tiene celos]

12. Cuando juega con otros niños
Me encanta que juegue con su hermano y también con otros niños a los que no tarda en llamar ‘amigos’, ya que descubro que es un niño sociable que sabe divertirse.

13. Cuando me dice que me quiere
‘Mamá, te quiero’. ¿cómo pueden tan pocas palabras producir tanta satisfacción? Será porque es un amor de madre correspondido.

14. Amo cuando se sienta a la mesa a hacer cosas
A leer, pintar, colorear, escribir y cosas que todas las madres tenemos como forma de aprender y desarrollar su capacidad intelectual.

15. Cuando canta una canción
Eso quiere decir que es un niño feliz que no tiene vergüenza de expresarse.

16. Me gusta cuando dice que está triste
Entiéndeme, me encantaría que fuera feliz siempre, pero el hecho de que diga cómo se siente es un paso de gigante para que comprenda sus emociones y para que yo pueda hacer algo para animarle.

Puedes leer más artículos similares a Cosas que veo en mi hijo cada día y me producen satisfacción como madre, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.