6 cosas que los padres deben hacer cuando su hijo está triste

Poemas, cuentos, manualidades y juegos para ayudar a tu hijo a gestionar y canalizar esta emoción

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

Los niños pasan por momentos de tristeza a lo largo de su infancia. Esa tristeza puede ser pasajera, por ejemplo, porque ha reñido con su amigo o no le han comprado el juguete que quería, pero que al rato cae en el olvido y vuelven a estar alegres. Y pueden experimentar también una tristeza más prolongada por otros motivos como la separación de los padres, la pérdida de un ser querido o inconvenientes a la hora de adaptarse a una nueva situación. Los padres podemos ayudar mucho a los hijos en estos momentos de tristeza. ¿No sabes cómo? 6 cosas que los padres deben hacer cuando su hijo está triste.

Esto es lo que puedes hacer para ayudarle cuando está triste

qué hacer cuando tu hijo está triste

Los niños pueden llegar a reírse unas 300 veces al día, muchas más que los adultos que, por norma general, nos reímos unas 20 veces cada día, por eso, cuando vemos que nuestro hijo sonríe menos, está como apagado y decaído, ¡nos saltan las alarmas! ¿Qué le pasa? ¿Se siente mal? ¿No van las cosas tan bien en el colegio como creía?

Antes de entrar en pánico y avasallar al pequeño con preguntas e interrogantes, lo que debemos hacer, como padres y ejemplo a seguir, es mantener la calma, entender que los niños se ponen tristes algunas veces igual que nos pasa a los adultos y seguir esta serie de consejos que te detallamos a continuación.

1. No tengas miedo a sus emociones
Erróneamente hay emociones que consideramos como negativas (la tristeza, la angustias y la ira) y tendemos a querer sacarlas de nuestra vida cuando antes, por eso, muchas veces miramos para otro lado, las tapamos y no les damos el lugar que se merecen o necesitan y, sin embargo, están ahí por algo.

Lo primero que debemos hacer si queremos ayudar a los hijos en un momento de tristeza es enseñarles con ejemplo y palabras que no deben tener miedo a sus emociones, sean las que sean. Estar triste no es algo malo, a todo el mundo le pasa.

2. No trates de obligarle a que no se sienta así
A nadie le gusta ver a su hijo triste, pero no por ello debemos cometer el error de tratar de obligarle o exigirle que se ponga contento, ¡como si eso fuera fácil! Si el niño nos ve con prisas porque cambie su estado de ánimo, lo que hará será sonreír como si posara para una foto, pero por dentro seguiría igual de triste y, lo que es igual de negativo, no querrá compartirlo con nosotros.

3. Dale su tiempo, su espacio y la comprensión que necesita
¿Ves cómo sí que hay un montón de cosas muy sencillas y efectivas que podemos hacer los padres cuando nuestro hijo está triste? Entre ellas se encuentra el dar espacio al pequeño para que hable si quiere, para que calle si lo desea, para que nos de la mano o para que le demos un abrazo sincero. Tu hijo necesita de tu comprensión y tu apoyo y así te lo hará saber.

4. Conecta con tu hijo y con sus sentimientos
Siempre les hablamos de los valores, de ser responsables y respetuosos y de por qué es importante ser empáticos. Pues esas mismas actitudes las emplearemos también cuando la emoción de la tristeza les embargue. Primero porque debemos ponernos en su lugar para entenderle; segundo, porque debemos respetar su sentimiento y no restarle importancia porque para nosotros no sea un motivo de peso; y, tercero, porque es de gran ayuda conectar con el niño y su emoción.

5. Pasa tiempo de calidad con tu hijo
Siempre hay que dedicar momentos de calidad a la familia, pero en especial cuando un miembro necesita de nuestra compañía. No quiere decir que tengas que emplear esos ratos en tratar de que hable de lo que le ocurre; si ahora no es el momento, no pasa nada, simplemente haz algo que le guste, que le reconforte, que le ayude a ver las cosas desde otro punto de vista y que le sirva, poco a poco, a que se conecte de nuevo con su alegría y su bienestar. 

El ejercicio, el deporte y el movimiento son perfectos para esos momentos de calidad en familia. Un simple paseo al aire libre da pie a que se activen los circuitos neurológicos que resultan de gran ayuda a la hora de mejorar el ánimo y lograr que el pequeño, al cambiar de contexto, se olvide un poco de aquello que le inquieta.

6. Reduce el tiempo que usa las pantallas
¿Sabías que a más tiempo de exposición a las pantallas más trastornos emocionales? Se ha demostrado en diversos estudios que los niños que usan mucho las pantallas, lo hacen a una edad temprana y el rato de antes de irse a la cama desarrollan más trastornos como la tristeza o la ansiedad. Puede que no sea el motivo de origen por el que tu niño se siente triste, pero desde luego que es un aspecto para tener en cuenta y sobre el que poner ciertos límites.

Recuerda que todos estos consejos que acabamos de darte harán mucho por el bienestar de tu hijo, sin embargo, si observas que a tu hijo le pasa algo más o que no es suficiente, no dudes en contar con la ayuda y el consejo de un especialista.

Recursos para trabajar con los niños la tristeza y las emociones

recursos para trabajar las emociones

A continuación te presentamos una serie de herramientas (cuentos, poemas, manualidades, juegos...) que ayudarán a tu hijo a canalizar y gestionar sus emociones, sea cual sea la que está experimentando ahora o en un futuro.

Puedes leer más artículos similares a 6 cosas que los padres deben hacer cuando su hijo está triste, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.