Cuando hacer cosquillas al bebé no es tan bueno como parece

Ventajas y desventajas de hacer cosquillas al bebé

Carla Estrada

Uno de los mejores momentos para los padres es oír a nuestro bebé riendo. Es un gesto muy emocionante y gratificante y, apenas comienzan a hacerlo, es un evento muy importante y que nos hace demasiado felices,  por eso muchas veces buscamos que ocurra la risa o las carcajadas por medio de morisquetas y estímulos a través de caricias o cosquillas a nivel del cuerpo, sobretodo en pies, axilas y tórax (costillas). ¿Y si te decimos que hacer cosquillas al bebé no es tan bueno como parece?

Ventajas y desventajas de hacer cosquillas al bebé

ventajas y desventajas de hacer cosquillas al bebé

Como dije anteriormente los pies de los niños es la parte más sensible para las cosquillas, sobre todo para los recién nacidos o lactantes menores, y se debe a que es la zona del cuerpo con mayores terminaciones nerviosas por metro cuadrado (más o menos como 7 mil terminaciones nerviosas), lo que explica tanta sensibilidad de los pies.

Muchas veces las cosquillas pueden resultar agradables o desagradables, incluso para muchos las cosquillas no son divertidas. Lo ideal es estimular esa zona más bien con masajes, caricias y cosquillas suaves, que les proporcionaran una serie de beneficios, que podemos enumerar a continuación:

- Estado de tranquilidad y relajación, sobretodo si se hacen después del baño.

- Se estimula y se afianza la relación padres/hijo, por el contacto directo entre ellos.

- Estimula el desarrollo cognitivo y psicomotor.

- Le permite relacionarse con su entorno.

- Le permite adquirir nuevas sensaciones y emociones.

- Aprenden a reaccionar a la sorpresa y la incertidumbre.

- Se estimula y desarrolla la musculatura de los pies.

- Sensación placentera y de comodidad que le afianza la confianza y el gusto a la caricia.

Cuando las cosquillas se hacen de una forma intensa y persistentes, la reacción de tú bebé puede ser al principio de diversión y risa, pero llegara un momento que le resultaran incomodas, irritantes y terminará llorando.

También hay que tomar en cuenta el momento más adecuado para realizar las cosquillas, ya que si lo hacemos cuando el bebé esta como irritable o mal humorado, con sueño o cansado, no obtendremos risas, sino una reacción de incomodidad, enfado y llanto, por lo general incontrolable.

Así que el mejor momento para realizar cosquillas a tú bebé es cuando lo veas de buen ánimo, juguetón, alegre y esto pudiera ser al momento del baño, durante el cambio del pañal y/o su ropita.

Qué son las cosquillas y qué tipos de cosquillas hay 

hacer cosquillas al bebé

Las cosquillas es una sensación que se produce al tocar una parte del cuerpo y que suele provocar de forma involuntaria la risa de la persona a quién se toca. Se consideran una forma de comunicación y relación con otra persona, ya que uno mismo no se hace cosquillas, o sea, no llegarían a ser efectivas. Esa actividad, de dar y recibir cosquillas, establece vínculos interpersonales.

Al principio pueden ser agradables pero, después pueden convertirse en una sensación desagradable, si sobretodo se realizan en forma intensa o repetitiva en el mismo momento. En la Antigüedad, se realizaban unas torturas llamadas, 'torturas inofensivas' y se llevaban a cabo realizando cosquillas a nivel de los pies.

Científicamente a las cosquillas se les ha llamado también, 'reacción de miedo', porque el cerebro hace que el músculo estimulado se mueva bruscamente, es decir, más bien la sensación es de miedo cuando otra persona te hace cosquillas, pero es inevitable que se responda con la risa.

Las zonas más sensibles del cuerpo para producir cosquillas son la planta de los pies, las axilas, las costillas, el cuello, las manos y el paladar.  Y en los bebés la planta de los pies es una de las zonas más sensibles para las cosquillas, más o menos como hasta los 8 o 9 meses, y luego se hacen más sensibles las manos.