Cómo jugar con los niños

Consejos para enseñar a jugar y pasar un rato divertido con los hijos

A medida que nuestros hijos van creciendo, también aumentan sus necesidades y exigencias. A un niño de un año, por ejemplo, un sonajero le hará algo de gracia, pero no disfrutará de él tanto como un bebé. Por eso, hemos seleccionado algunos consejos orientativos sobre las diversas formas de jugar con tus hijos según la edad que tengan.

El principio del juego con los niños

Durante los primeros dieciocho meses, el niño se relaciona con el mundo a través de sus sentidos. Sólo actúa. Sólo existe el aquí y el ahora. Su primer juego es conseguir repetir movimientos de su cuerpo (meterse la mano en la boca, por ejemplo). Su siguiente juego es intentar reproducir reacciones en objetos de fuera de él (mover un sonajero, etc). Poco a poco, irá variando estos movimientos en lo que supone una auténtica experimentación. Después, relacionará los movimientos de los diferentes sentidos, lo que le permitirá dar solución a "problemas" nuevos.

Jugar con los niños

En este período hay un juguete esencial: la persona que está con él, que le cuida, que le habla, que le canta, le acaricia y juega con él. Que le da 20 veces el chupete que el bebé ha tirado. La relación con esta persona es una necesidad importante para el buen desarrollo del bebé. El chupete y el sonajero son los siguientes mejores juguetes, así como todas las cosas que se pueden chupar, mover y hacer sonar. En resumen, los bebés quieren juguetes que respondan a sus acciones.

Del gateo al triciclo

Alrededor del año, el niño comienza a moverse, gatea, se mantiene de pie, anda, corre, salta... Cada una de estas etapas es necesaria. Para que corra es necesario que haya andado, y para andar es imprescindible gatear. Tener seguridad en su cuerpo le ayudará a tener seguridad en el resto de las cosas. Su cuerpo es un juguete privilegiado para aprender a pensar (¿cómo tengo que poner las piernas para columpiarme solo?). Cualquier cosa que fomente su movimiento de forma segura será un buen sitio para jugar: el campo, el parque de tu barrio, unas escaleras seguras. El primer juguete será, sin duda, una colchoneta para gatear y luego juguetes para empujar mientras anda: correpasillos, pelotas, triciclos, patines, bicicletas, etc.

Jugar a representar

Durante su segundo año de vida el niño adquiere una capacidad nueva de trascendental importancia para su desarrollo: la capacidad de representar, que le permite salir del aquí y el ahora. Ahora puede decir lo que ha hecho o lo que va a hacer, imitar algo que ha visto que no está presente, dibujarlo y, especialmente importante por la cantidad de tiempo que pasa en ello, "jugar a hacer qué". En este juego desarrolla una capacidad intelectual fundamental del ser humano: la de dar a un objeto un significado distinto del propio en función de semejanzas cada vez menores.

Además, este tipo de juego le va a introducir en la sociedad; a través de él descubrirá realidades, algunas muy lejanas (el hospital, la selva...) y de aquí la importancia de que esté libre de estereotipos sexistas o valores antisociales. Por último, el jugar a hacer qué le permite "jugar" sus preocupaciones, expresándolas y buscando soluciones. Por supuesto esta es una de las mejores formas de desarrollar el lenguaje. Los mejores juguetes son sus amigos. Con ellos y pocas cosas más, inventará sus mejores aventuras y se entrenará en las habilidades de cooperación y negociación. Cualquier cosa se puede convertir en cualquier otra, pero hay algunos juguetes que no deben faltar. Un teléfono, cosas para cocinar, telas para disfrazarse, muñecos y peluches, juguetes para oficios, entre muchos otros.