Cómo corregir los celos infantiles

Cómo evitar que los celos causen futuros problemas entre los hermanos

La duración de la situación de celos que vive un hijo en la familia depende mucho de la actuación de los padres. Sus consecuencias sobre el hijo mayor o los hijos mayores pueden quedarse en una crisis temporal, que se padezca dentro de unos límites razonables, o enquistarse durante toda la infancia. La intervención de los padres es esencial para que los celos no representen un sufrimiento para el niño mayor, evitando que la rivalidad entre los hijos sea duradera.

Celos del niño durante el embarazo

Celos: la llegada de un nuevo hermano

Los efectos de unos celos mal resueltos pueden cambiar el caracter del niño o aumentar algunos defectos de su temperamento como el egoísmo, la envidia o la codicia.Ningún niño está preparado para recibir otro hermano y la recepción de la noticia depende únicamente de sus padres. Por este motivo, los psicólogos recomiendan que sean los padres los primeros en dar la noticia a su hijo de la llegada de un nuevo hermano, antes de que alguien se adelante.

Conviene hablarle con mucho cariño y tacto para que el niño sepa claramente qué va a ocurrir. Si te preocupa que se pueda sentir desplazado, puedes pedirle opinión sobre la decoración de la habitación del hermanito, sobre su ropa o los juguetes que puede dejarle, ahora que él ya es mayor. Explícale que su hermano va a quererle mucho y que él podrá cuidarle y protegerle. Además, podrá enseñarle muchísimas cosas. Es recomendable que, a partir del segundo trimestre de embarazo, tu hijo empiece a comunicarse con su hermano a través del ombligode su mamá para establecer un primer vínculo de comunicación entre ambos.

Celos de los hijos durante el parto

Siempre que sea posible, la madre debe despedirse de su hijo antes de acudir a la maternidad. Conviene que la persona que vaya a cuidarle, lo haga en vuestra casa. El niño se sentirá más seguro. Recuerda a tu hijo cuáles son los motivos de algunas ausencias y comparte con él todo lo que está pasando. Aunque estés en el hospital, llámale por teléfono para preguntarle sobre sus actividades. El papel del padre, en estos momentos, debe ser aún más visible. Y cuando sea posible, acompaña a tu hijo al hospital para que vaya a visitar a su madre y a conocer a su hermanito. Un detalle importante puede ser recibirle en el hospital con un regalo, que le traído su nuevo hermanito.

Celos de los niños del hermano pequeño

El momento de la vuelta a casa es el que exige más tacto. Es recomendable que demuestres a tu hijo la alegría que sientes al volver y ver que estáis todos juntos otra vez. Si es posible, demuestra interés por escuchar todo lo que el mayor te cuente sobre los días que estuvo sin su mamá en casa. El niño necesita ahora más que nunca la seguridad y la confianza de sus padres. Así que no te sientas culpable, si tu hijo empieza a sufrir con los celos. Lo único que puedes hacer es darle cariño y avisar a las visitas para que le presten atención a él también y no sólo al recién nacido.

Es importante no variar la rutina del niño tras el nacimiento de su hermano, evitando no alterar las costumbres que teníais antes de nacer el nuevo bebé. Procura participar en sus juegos, estar en la mesa a la hora de comer o cenar, prepararle su merienda preferida y permitirle que se acurruque en tus brazos. Procura que el momento que tenías reservado para él no se altere y hazle partícipe de los cuidados de su nuevo hermano. Así, para él también, la familia será un trabajo de equipo.