Los peligros de dar sólidos al bebé antes de los 6 meses de edad

La introducción de alimentos antes de tiempo aumenta la probabilidad de padecer obesidad

Andrea Cardozo

Los consejos de las abuelas, las tías y las amigas no se hacen esperar cuando tienes un bebé. Se agradece que quieran ayudarte en esa gran labor de ser mamá y, sobre todo, cuando estás llena de dudas. Sin embargo, la mayoría de las veces son recomendaciones sustentadas solo en que 'esto le funcionó a la amiga de una amiga', 'anteriormente se hacía así', 'yo lo hice y no pasó nada', como todo lo que tiene que ver con la introducción de sólidos en la alimentación del bebé antes de los 6 meses. 

El peligro de introducir sólidos en la alimentación del bebé antes de los 6 meses

sólidos bebés antes de los seis meses

Olvidémonos de hacer experimentos con el bebé, sobre todo cuando de su alimentación se trata. El Comité de Nutrición de la Academia Americana de Pediatría define tres periodos en la alimentación del niño:

1. Periodo de lactancia
Desde su nacimiento hasta los 6 meses de vida, en el cual debe ser alimentado exclusivamente con leche materna o con fórmula para lactantes.

2. Periodo transicional
Comprendido entre los 6 meses y 1 año de edad, donde se inicia progresivamente la introducción alimentos distintos a la leche materna.

3. Periodo de adulto modificado
Abarca desde su edad preescolar hasta los 7 u 8 años, cuando el niño va adoptando una alimentación parecida a la de los adultos de su entorno.

Esta clasificación no es a capricho, responde a las condiciones fisiológicas del organismo del bebé y a su capacidad de procesamiento a medida que va creciendo. La naturaleza es sabia, y la composición de la leche materna se adapta a las limitaciones del organismo del bebé durante los primeros seis meses de vida, lo que la convierte en el alimento ideal y, de preferencia, de suministro exclusivo, durante este tiempo.

Hasta los 6 meses, el lactante sano tiene una succión efectiva, pero aún no puede deglutir sólidos y sus movimientos masticatorios reflejos aparecerán luego de esa edad.

Por otro lado, antes de los 6 meses, el aparato digestivo de los bebés no está en capacidad de digerir los alimentos correctamente, su nivel de acidez gástrica es baja, también sus sales biliares y su motilidad; su intestino está morfológicamente bien conformado, pero su funcionamiento bioquímico aún no está al 100%, de manera que los nuevos alimentos pueden generar intolerancias o alergias debido a su introducción precoz.

Su función renal tampoco está madura a tan corta edad, y los alimentos con alta carga de proteínas y minerales como el sodio, pueden sobrecargar la capacidad excretora, creando deterioro y complicaciones en su aparato renal.

También es importante tomar en consideración el desarrollo psicomotor del bebé, ya que debe ser capaz de mantenerse sentado y con su cabeza erguida, además que la capacidad para tragar alimentos no líquidos se establece cercano al sexto mes, y es importante que desaparezca el reflejo de extrusión, que no es más que la expulsión del alimento sólido de la boquita del bebé (el cual desaparece solito, pero a veces confundimos este reflejo con pensar que al bebé no le gusta la comida)

Adicionalmente, investigaciones científicas señalan que la introducción de alimentos antes de los 6 meses aumenta la probabilidad de que el niño genere obesidad a temprana edad, debido a un excesivo e innecesario aporte calórico.

Entonces no debemos ni adelantar, ni atrasar el inicio de la alimentación complementaria, puesto que la introducción tardía también es perjudicial, debido a que el bebé puede presentar deficiencias nutricionales por requerimientos de micronutrientes, adicionales a los que le aporta la leche materna, de manera que una recomendación final es que te mantengas informada y consultes todas tus dudas a tu pediatra de confianza.