Frutas de primavera para incluir en la dieta de tus hijos

Menú de primavera: frutas de temporada

Las frutas de temporada siempre suelen ser más nutritivas que las que no lo son, ya que han conseguido alcanzar la maduración a su debido tiempo y no han sido arrancadas del árbol antes de estar preparadas. En primavera, la gran mayoría de las frutas son de corta duración, pero muy nutritivas y con gran cantidad de beneficios para la salud de los niños.

En Guiainfantil.com te contamos cuáles son las frutas de primavera qué más vitaminas aportan a los niños.

Qué frutas de primavera incluir en el menú de los niños

Frutas de primavera para niños

- Las fresas o fresones aparecen hacia el final del invierno y suelen durar toda la primavera. Son frutas ricas en vitamina C y muy hidratantes. La vitamina C es crucial para el crecimiento y desarrollo infantil, y, aunque su deficiencia a día de hoy es poco probable, aun se puede observar en niños que rechazan las frutas y verduras. Además, contienen fitoquímicos que aumentan la protección natural frente a los rayos solares.

- Las ciruelas, en sus diferentes variedades, aparecen hacia la mitad de la primavera. Debido a su pigmentación, las ciruelas moradas son ricas en flavonoides, concretamente en antocianinas, relacionadas con la destreza verbal, con un aumento en la memoria a corto plazo y la agudeza visual, por lo que son ideales para los niños en edad escolar. Son también ricas en fibra, muy útil para mantener un buen tránsito gastrointestinal.

- Los arándanos, al igual que las ciruelas, son ricos en fitonutrientes, en antocianinas, y suelen encontrarse desde el principio de la primavera y hasta el invierno. Son un fruto con muchísimas propiedades beneficiosas para la salud, especialmente en la infancia, y son fáciles de consumir tanto en el desayuno como para picar entre horas. Una de las curiosidades de este fruto es que protege frente a las infecciones urinarias, algo a tener en cuenta durante el embarazo pues se presentan con frecuencia.

- Los albaricoques y los nísperos son ricos en potasio y también en carotenoides, que en el organismo se transformaran en vitamina A. Aunque sería posible excederse en la ingesta de vitamina A de origen animal, es imposible hacerlo a base de frutas, ya que el organismo únicamente utiliza la provitamina (beta-caroteno) que necesita para transformarla en vitamina A, y el resto lo elimina.

- Las cerezas son un fruto rojo como las fresas, ricas en fitonutrientes capaces de atacar los radicales libres, ayudando a mantener el correcto balance entre la pérdida y ganancia de masa ósea, contribuyendo a que los huesos crezcan sanos y fuertes. 

Las frutas de primavera pueden consumirse con piel, por lo que un lavado exhaustivo es suficiente. Además, la piel contiene fibra y parte de los micronutrientes del fruto.

A excepción de las fresas, los frutos de primavera contienen semillas en su interior de un tamaño relativamente peligroso para los niños, por lo que conviene retirarlas antes de ofrecerles el fruto. En el caso de los arándanos, no contienen semillas, pero su forma redondeada puede presentar riesgo de atragantamiento, siendo mejor ofrecerlos en mitades o cuartos.