Oligosacáridos, qué son y qué beneficios tienen para los niños

Por qué son buenos los oligosacáridos para los niños

Los carbohidratos son la fuente de energía principal para las células del cuerpo y son imprescindibles para la actividad diaria del organismo, sobre todo, son directamente el alimento del cerebro, y el carburante para los músculos, de gran importancia en la infancia, porque el crecimiento y el aprendizaje son prioritarios.

Además, son, junto con las proteínas, los macronutrientes que menos calorías aportan, en comparación con las grasas que aportan 9 kcal por cada gramo. Uno de los tipos de carbohidratos que más beneficios tienen para los niños son los oligosacáridos, te contamos qué son y por qué son buenos.

Oligosacáridos, un tipo de hidratos de carbono

Oligosacáridos, qué son y qué beneficios tienen para los niños

Existen diferentes tipos de hidratos de carbono en función de su composición molecular:

- Monosacáridos, con una sola molécula de azúcar,  como la glucosa, la galactosa y la fructosa

- Oligosacáridos, formados por varios monosacáridos. Entre los oligosacáridos destacan los disacáridos como la sacarosa, maltosa y lactosa, que contienen dos moléculas de azúcar.

- Polisacáridos, que se forman gracias a la unión de muchas moléculas de azúcar.

Qué beneficios tienen para los niños los oligosacáridos

Los oligosacáridos se encuentran en muchas verduras, como el puerro, la cebolla, los espárragos, el ajo o la alcachofa y frutas como el tomate o el plátano por poner algunos ejemplos, además de en cereales como el trigo, sobre todo integral. Los oligosacáridos, ¿qué beneficios tienen para los niños?

Los carbohidratos complejos, oligosacáridos y polisacáridos, presentan ventajas frente a los carbohidratos simples:

1. Aportan fibra, cuyo consumo se ha asociado a:

- La disminución de factores de riesgo de algunos tipos de cáncer

- A un menor riesgo de diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

- Regula la motilidad intestinal asegurando una buena digestión y previniendo el estreñimiento. 

2. Una variedad de oligosacáridos son los denominados fructo-oligosacáridos (conocidos también como oligofructosa), compuestos naturales que contienen fructosa y fibra soluble. Estos oligosacáridos tienen la peculiaridad de considerarse prebióticos, cuya propiedad más llamativa es que sirven de alimento a las bacterias que se encuentran de manera habitual en el tracto gastrointestinal, favoreciendo así el crecimiento y la selección natural dentro de este ecosistema –normalmente compuesto por bifidobacterias y/o bacterias lácticas. 

3. Un buen estado del ecosistema bacteriano promueve beneficios en la salud de los niños, gracias a la competencia que generan frente a cualquier microorganismo invasor. Generan un ambiente hostil para las bacterias patógenas que pudiera alcanzar el intestino, aumentando así la protección frente a infecciones. 

Sin embargo, la fermentación de los oligosacáridos produce también gas, que puede convertirse en una desventaja cuando su consumo es elevado, ya que ocasiona incomodidad, sobre todo en los más pequeños.