Qué deben cenar los niños que comen en el colegio

Cómo organizar las cenas de niños que comen en el comedor escolar

Con la incorporación de ambos progenitores al mercado laboral, el comer a mediodía en casa se ha vuelto una costumbre poco habitual, relegada en muchos casos a las comidas de fines de semana.

En el caso de los niños, esto implica quedarse a comer en los comedores escolares o en las guarderías, donde se da de comer a niños de muy diferentes edades. Pero, ¿cómo coordinar lo que los niños comen en la escuela y el menú de casa para atender bien a sus necesidades nutricionales?

Consejos para cocinar las cenas de niños que comen en el colegio

Cena de los niños que comen en comedor del colegio

Dar de comer, ya sea en casa o en el comedor escolar, ya sea a bebés, niños o a adultos, implica cuidar el menú de forma que incluya variedad de alimentos, sea equilibrado a la vez que apetecible, satisfaga las necesidades nutricionales de todos y contribuya a la promoción de unos hábitos alimentarios correctos en quienes lo consumen.

La adecuación, cualitativa y cuantitativa de los menús a las necesidades nutricionales de los escolares es responsabilidad ineludible de la empresa encargada de elaborar los menús, sea o no por con la ayuda de un especialista en alimentación infantil. Pero, ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de organizar las cenas?

- Los pilares tradicionales de la dieta mediterránea incluyen, entre otros, el consumo de al menos 5 raciones de frutas y verduras al día

- La inclusión de las legumbres y el pescado un mínimo de 2 – 3 veces semanales y la utilización del aceite de oliva como aderezo de ensaladas y para cocinar.

- Además, pueden ampliarse estas recomendaciones con la de evitar o al menos restringir los alimentos precocinados y los típicos fritos (empanados, rebozados, croquetas…).

- Deben evitarse los postres lácteos o los zumos como sustitutos de la fruta fresca, cuyo consumo como postre es lo más apropiado.

- Aunque en casa, en las cenas, puede consumirse también pescado, es conveniente que, atendiendo a las recomendaciones de la dieta mediterránea, el menú del comedor escolar lo ofrezca con frecuencia, y que la carne se consuma de forma moderada, alternando entre pollo o pavo, ternera, cordero y cerdo.

- Deberían evitarse los fiambres y preparados cárnicos, cuyo contenido en grasa es muy superior al de la carne fresca, y que no aportan ningún beneficio frente a esta.

- Asimismo, hay que tener en cuenta el aporte calórico. Obviamente las necesidades de un escolar de 3 años nada tienen que ver con las de uno de 12, por lo que el plato deberá tener una alta densidad de micronutrientes para que el que consume una pequeña porción, esté consumiendo las vitaminas y minerales necesarios, ya que eso cubrirá al mayor, cuya ración será más grande. 

Repasando todos estos puntos se puede tener una idea de lo que debe ofrecerse a la hora de la cena para conseguir una dieta lo más saludable posible para los pequeños de la casa.