Zumo natural o fruta en la dieta de los niños, ¿qué es más saludable?

Qué es mejor dar a los niños: ¿fruta o zumo natural?

Con el paso de los años, las recomendaciones nutricionales han ido cambiando, sobre todo en lo referente a la infancia. Concretamente, se han modificado las recomendaciones sobre la edad de introducción de la alimentación complementaria, que han pasado de los 3 meses a los 4, para llegar a los 6 que recomienda la Organización Mundial de la Salud en la actualidad, pero también se ha hecho hincapié en las raciones de frutas y verduras que deben ofrecerse a los niños, utilizando eslogans como el “cinco al día”. 

Dieta infantil: ¿zumo natural o fruta?

Fruta o zumo natural para los niños

También ha surgido una nueva duda que solucionamos en Guiainfantil.com, qué es más saludable, ¿fruta o zumo natural para los niños?

El aporte de frutas y verduras es en ocasiones difícil de conseguir, y más aun con el ritmo de vida que llevamos, tanto padres como hijos, trabajo, colegio, actividades extraescolares, deportivas… en el que no da tiempo ni a pelar una naranja. Sin embargo, no conviene caer en la tentación de ofrecer productos envasados como zumos industriales, batidos, o bebidas a base de frutas, con sabores artificiales y un alto contenido de azúcar y de aditivos.

Concretamente, el zumo, aunque sea natural, no ofrece absolutamente ningún beneficio nutricional frente a la fruta, más bien al contrario. En bebés menores de 6 meses no es recomendable ni le va a hacer ningún bien, ni para el estreñimiento, como se ha recomendado durante años, ni para ir introduciendo sabores, para eso ya habrá tiempo. 

Además, nutricionalmente hablando:

- El zumo contiene todo el azúcar de la fruta en un formato mucho más perjudicial para los dientes: liquido.

- Pierde muchas vitaminas al aumentar la superficie en contacto con el aire, se oxidan y dejan de ser útiles.

- Pierde prácticamente toda la fibra.

- Está demostrado que el consumo habitual de zumos está directamente relacionado con el aumento en el riesgo de padecer obesidad.

Beneficios de la fruta frente a los zumos naturales

- El consumo por ejemplo de manzanas enteras, a mordiscos, repercute directamente en la calidad de la mordida, ejercitando los músculos de la mandíbula. Estos músculos, cuando un niño se ha alimentado a base de purés y sopitas y sus bocadillos y tostadas se hacen con pan de molde, tienen pocas posibilidades de trabajar, y pueden terminar por no funcionar todo lo bien que deberían.

- Además, al consumirse con piel, por supuesto tomando las precauciones higiénicas necesarias, los beneficios de la fruta aumentan aún más.

- Como padres, debemos ofrecer y comer fruta fresca a diario, preferiblemente de temporada.

- No es necesario que la oferta sea excesivamente variada si en niño no se siente cómodo comiendo tantas frutas diferentes, lo importante es ponerla a su alcance, ellos harán el resto.

El zumo natural puede, no obstante, formar parte de su dieta siempre que se consuma como parte de una dieta equilibrada y en cantidades moderadas, no como alternativa a la fruta ni como sustituto del agua para fomentar la hidratación. Las raciones deben ser controladas, y las bebidas industriales deben evitarse en la medida de lo posible.