Enseñar a los niños a priorizar en sus tareas

10 pasos para enseñar a los niños a organizarse

Sara Tarrés
Sara Tarrés Psicóloga Infantil

Enseñar a los niños a priorizar sus tareas es necesario para que aprendan a gestionar su tiempo. Priorizar no es otra cosa que otorgar mayor importancia y urgencia a un determinado asunto respecto a otros. Significa ordenar tareas y planificar actividades, algo especialmente importante en la edad adulta pero no menos valioso en la infancia o adolescencia

Por qué es importante enseñar a los niños a priorizar sus tareas

Aprender a priorizar

Sabemos bien que la mayoría de niños suelen ser desorganizados y algo caóticos. Pasan de una actividad a otra sin importarles el orden a seguir. Más bien se dejan llevar por su instinto, haciendo aquello que más les apetece y les llama más la atención. Por este motivo muchas veces dejan sus tareas sin terminar o verificar si están correctas.

Como niños que son, lo que más les interesa es terminar rápido con sus obligaciones para ponerse a jugar. Pero inevitablemente, y con el ritmo frenético que llevamos, a medida que crecen los niños deben aprender a priorizar sus actividades y tareas para obtener mejores resultados académicos o simplemente para disponer de más tiempo libre. 

Enseñar a los niños a priorizar es enseñarles a no dejarse llevar por sus impulsos, es enseñarles a organizarse y a discriminar entre aquello importante de aquello superfluo, entre lo urgente y lo aplazable. Es enseñarles valores tan importantes como el esfuerzo, el orden y la disciplina. Es enseñarles a manejar bien las situaciones y a organizarse con antelación, a no dejarlo todo para el último momento. 

Cómo enseñar a los niños a priorizar sus tareas

La organización es una habilidad que se aprende con el paso del tiempo, se aprende a ser organizado con la práctica. Para enseñar a nuestros hijos a priorizar sus tareas empezaremos de un modo fácil, con un método de 10 sencillos pasos

- Enumerar las tareas. Este paso responde a la pregunta: ”¿Cuántas cosas tengo que hacer?”  Hacer una lista de todo lo que debe que hacer. Incluir deberes, repasos y otras tareas que deba realizar. En esta primera lista sin orden vamos a pedirle que escriba todo aquello que tiene pendiente sin importar la urgencia o importancia.

- Datar, fechar o agendar. La pregunta en este caso es: “¿Cuándo debo hacerlas o entregarlas?” Cada una de las tareas debe poder tener una fecha de entrega o realización.

- Etiquetar. Este punto es clave y responde a: “¿Cuánto me va a costar hacerlas? ¿Qué grado de dificultad tiene cada una de las tareas? ¿Qué prioridad tiene cada una de ellas? Fácil, difícil, urgente, opcional, aplazable. Estas etiquetas nos permitirán realizar los siguientes pasos.

- Ordenar por fecha de entrega y dificultad. Se trata de rehacer la lista teniendo en cuenta las fechas y las etiquetas que hemos otorgado a cada una de las actividades.

- Fijar un horario y tiempos de realización de cada actividad. ¿Cuánto tiempo necesitaré para poder hacerlas correctamente? Otorgar a cada tarea una franja temporal en función de la dificultad.

- Mantener la lista en un lugar visible.

- Empezar por las tareas más difíciles.

- Tachar las tareas realizadas.

- Ser flexibles.

- Practicar y practicar.