Los 5 problemas más importantes de los niños en el patio del colegio

Cómo gestionar los conflictos de los niños a la hora del recreo escolar

El patio del colegio es el primer lugar en el que los niños aprenden habilidades sociales sin la supervisión de sus padres. El recreo es una micro-sociedad donde los pequeños comienzan a relacionarse, a organizarse por grupos, aprenden a negociar, a compartir, etc.

Sobre todo, el patio del colegio es un lugar de diversión y ocio que, a través del juego interviene como un espacio importante en el proceso de socialización del niño. Pero, también es un lugar donde pueden surgir conflictos, estos son los problemas más importantes en el patio del colegio. 

El recreo escolar y los niños

Problemas de los niños en el patio del colegio

El tiempo libre que pasan los niños en el patio del colegio trae consigo múltiples beneficios. Es un momento que sirve de descanso a los pequeños y además tiene una gran importancia educativa que contribuye a su desarrollo.

- Será un lugar en el que los niños pueden desarrollar su imaginación y creatividad inventando juegos, reglas y desempeñar diferentes roles.

- Les ayudará a desarrollar juegos en los que tengan que trabajar en equipo.

- El estar en continuo movimiento le aportará beneficios a su salud.

Sin embargo, al igual que aporta tantos beneficios puede ocurrir todo lo contrario. Los niños pasan a la semana mucho tiempo en el patio del recreo a lo largo de la semana y eso conlleva que puedan surgir diversos problemas de convivencia.

Problemas de los niños en el patio del colegio

1- Mala distribución del espacio. Los beneficios que puede aportar a los niños el tiempo libre en el patio no pueden ser efectivos si no se cuenta con un espacio adecuado. La mayoría de los patios de los colegios responden a las necesidades de hace 40 años. La sociedad está cambiando y los espacios de recreo siguen igual. Donde el 80% del espacio está ocupado por el futbol. Al que no le guste este deporte pasará al grupo de los marginados automáticamente. Además hay estudios demostrando que esta distribución tan obsoleta implica que los niños ocupen casi 3 veces más de espacio que las niñas Algo va cambiando, pero aún falta mucho trabajo por hacer y en muchas escuelas se promueve la transformación del patio en un espacio más natural y educativo donde se puedan realizar otro tipo de actividades y deportes.

2- Los abusos de poder. El patio del colegio es un lugar donde se incrementan los abusos de poder de niños mayores con los pequeños, de los chicos que utilizan mayor espacio con las chicas, donde puede aparecer los líderes negativos, que son aquellos que ejercen su liderazgo desde su propia necesidad de ser el centro de atención y destacar y que utiliza a los otros como un medio para conseguirlo. Este tipo de liderazgo negativo viene muchas veces impulsado sin saberlo por las familias que alientan al niño para ser el mejor.

3- El bullying. Este último punto puede llevar a los niños a ser acosadores o sufrir el acoso. Los niños que buscan ser líderes por encima de todo no utilizan la empatía. Sus herramientas suelen ser las agresiones físicas, los insultos y las amenazas. Esto dará fuerza al tipo de líder negativo y hará que los que lo sufren puedan ser apartados del grupo. Los padres han de potenciar el liderazgo positivo en sus hijos donde se potencie su carisma a partir de la empatía, la solidaridad y la ayuda hacia los demás. Que el líder potencie las capacidades de los demás en vez de dinamitarlas para destacar.

4- La supervisión correctiva del docente. El profesor es el adulto llamado a supervisar todo lo que ocurre en el patio del colegio. En este espacio el profesor tiene la oportunidad de desarrollar destrezas que le permiten conocer el desarrollo social de los alumnos dentro de su proceso educativo. El problema viene cuando esta supervisión se hace de manera correctiva, es decir, desde el autoritarismo se procura encontrar el problema para darle solución pero sin centrarse en la causa del mismo.

5- Dónde están los valores. De unos años para acá hay una sensación cómo que existen más problemas entre los niños a la hora de relacionarse por la falta de normas de educación básica y de valores. Cuesta más disculparse, pedir permiso etc. E incluso hay una sensación en los niños de que tienen todos los derechos pero ninguna responsabilidad en sus actos. Lo que afecta a las relaciones que van apareciendo dentro de la micro-sociedad que se crea en el patio del colegio.