Niños con buen comportamiento en casa y malo en el colegio

Cuando el niño se porta mal en la escuela pero es educado y respetuoso en casa

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Aunque parezca increíble son muchos los casos en los niños tienen buen comportamiento en casa y malo en el colegio. En ocasiones, los profesores nos hablan de lo traviesos que son nuestros hijos que no paran, no obedecen y son contestones en clase. Pero, en cambio, cuando están en casa son educados y respetuosos. Y es que es normal que puedan tener altos y bajos en sus conductas, pero no lo será cuando su mal comportamiento sea constante.

Por qué hay niños con buen comportamiento en casa y malo en el colegio

Niños con buen comportamiento en casa y malo en el colegio

El comportamiento de los niños puede variar dependiendo del contexto y la manera de relacionarse con sus familiares puede que no sea la misma que con otros “actores” en otros entornos. 

Los niños tienen muy buena capacidad de observación y saben muy bien qué es lo que se puede hacer en cada situación y cómo pueden ir comportándose con las diferentes personas y en los distintos contextos. Cuando modifican su comportamiento según las circunstancias se refleja un conflicto con el entorno y con quienes se encuentran en dicho ámbito.

Esto puede llevar a la situación en que niños con buen comportamiento en casa tienen mal comportamiento en el colegio, una situación desconcertante haciendo que los padres intenten tomar medidas de inmediato, pero lo primero que tienen que hacer tanto padres como profesores es pararse a pensar, entender la situación y encontrar cuales son las causas de esta dualidad en el comportamiento de los pequeños.

Causas del comportamiento dual del niño. “Bien” en casa y “mal” en el colegio.

- Distintos contextos, distintos límites. Uno de los grandes motivos por los que puede darse la dualidad es que en casa sean demasiado “blandos” con límites y normas no muy estrictas y que después en el colegio ocurra todo lo contrario: son estrictos, exigentes o inflexibles. Es necesario que en ambos contextos los límites y las normas sean claros para que tengan claro que en caso de incumplirlas habrá consecuencias por ello. Así, desde ambos entornos tiene que haber una coherencia, constancia y consistencia a la hora de aplicar normas y límites para que se dé un resultado adecuado.

- La frustración. Cuando un niño siente frustración, es decir, que no consigue lo que quiere, puede reaccionar de dos manera posibles: adaptándose o siendo agresivo. En relación con el punto anterior, hay muchas ocasiones en el colegio en las que el niño no puede hacer todo lo que quiere en el momento que le apetece. Esto hace que se porte mal como manera de protesta y solo encuentre el descanso en situaciones y contextos de confianza como en casa.

- Falta de atención necesaria. Muchas veces los niños están acostumbrados a ser el centro de atención en su casa y cuando llegan al colegio se encuentran con que allí no lo son. Al pequeño le gusta ser de interés y si no lo consigue a las buenas, será haciendo algo malo para que el profesor se fije en él.

- Manipulación. El niño va aumentando su capacidad de lenguaje y con ello la manipulación. El niño aprenderá que si se porta bien consigue cosas “materiales” que quiere de sus padres y si no lo consigue se portará mal en contextos en los que tenga más repercusión para salirse con la suya.

Qué pueden hacer los padres ante la mala conducta de los niños en el colegio

Es muy probable que los profesores se pongan en contacto con los padres para que tengan constancia del comportamiento de su hijo en el colegio. Por tanto, para llegar a una solución es importante que:

- El educador y los progenitores trabajen en conjunto para encontrar una solución y que el niño aprenda a tener un buen comportamiento tanto en casa como en el colegio.

- Haya un consenso sobre como la atención que reciba el niño sea en positivo más que en negativo. No ser estrictos con el castigo, gritando o chillando, en cambio cuando el comportamiento sea el correcto, es cuando se le prestará atención.

- Desde ambos contextos se sea coherente, constante y consistente.