Enseña a tus hijos los peligros del escondite para evitar situaciones como esta

Lo que puede ocurrir cuando un niño juega al escondite

El escondite es uno de los juegos favoritos de niños de todos los tiempos. Es un juego que provoca risas y tensión a partes iguales. Algunos siempre se esconden en el mismo sitio, otros no aguantan la risa y se les detecta en menos de 10 segundos, y ojo, los hay que encuentran sitios tan inverosímiles para esconderse que para sacarles hacen falta 3 horas y un grupo de bomberos.

Este es el caso de un niño de 9 años que quedó encerrado en una caja fuerte mientras jugaba a las escondidas en casa de su abuelo en Lichterfelde, Berlín. Y es que, pese a que parece un juego inocente y divertido, no somos conscientes de los peligros del escondite.

Un niño queda atrapado en una caja fuerte mientras jugaba a escondidas

Los peligros del escondite para los niños

El niño, del que no ha trascendido el nombre, jugaba con sus amigos en casa de su abuelo y cuando vio aquella enorme caja fuerte pensó que sería el mejor escondite de todos los tiempos, aquel en el que sus amigos nunca podrían encontrarle. Y eso es precisamente, lo que casi ocurre. El niño cerró la puerta desde dentro y ahí comenzó esta odisea que ha dado la vuelta al mundo.

Sus amigos no podían encontrarle hasta que comenzaron a escuchar unos golpes que procedían de la caja fuerte. Intentaron abrirla pero no lo lograron. Llamaron al abuelo para que pudiera introducir el código de 6 cifras y no lo localizaron, por lo que finalmente recurrieron a los bomberos. Durante 3 interminables horas intentaron abrir la caja fuerte probando combinaciones de números mientras pasaban oxígeno al interior de caja por un pequeño hueco. Por fin, cuando ya estaban a punto de romper la caja, encontraron el código y rescataron al niño. 

¿Le habrán quedado ganas de volver a jugar al escondite?

Los peligros del escondite para los niños

Jugar al escondite es divertido, es tentador y provoca una mezcla de miedo, risas, tensión y suspense. Todos hemos jugado a escondidas pero, seamos sinceros, quizás haciendo memoria recuerdes alguna situación peligrosa relacionada con el juego.

Yo misma, solía esconderme en un altillo de madera que había en un armario en casa de mis abuelos. Milagrosamente nunca ocurrió nada, pero lo más normal es que se hubiese venido abajo con mi peso y yo hubiese acabado en urgencias. Y es que la vida está llena de esos momentos en los que la diferencia entre lo que podría haber pasado y lo que pasó es cuestión de la suerte del momento.

En definitiva, jugar a escondidas es divertido pero también peligroso, ¿por qué?: 

- Los niños no son conscientes de los riesgos que entraña ocultarse en determinados sitios ya que, como este niño berlinés, podrían quedar atrapados dentro de su escondite en un lugar con falta de oxígeno.

- Podrían también quedar podrían quedar atascados sin posibilidad de moverse.

- Aquellos que son más pequeños pueden no entender bien el juego e intentar ocultarse en situaciones cotidianas provocando la angustia de los padres porque no le encuentran.

- En algunos colegios se han sucedido denuncias de padres porque sus hijos sufrieron abusos durante el juego. Algunos niños han relatado casos de tocamientos e incluso agresiones.

- El juego les enseña que ocultar y esconder es divertido y pueden aplicar esta teoría en otras situaciones en las que no es correcto.

- Si juegan en la calle, pueden despistarse de sus padres y llegar a perderse.

Es por ello que, jugar al escondite puede seguir siendo un juego divertido que además estimula habilidades y capacidades en los niños pero siempre con la supervisión de un adulto y advirtiéndoles que sitios pueden ser peligrosos y deben evitar cuando jueguen.