Cómo repartir el cuidado de los niños entre el padre y la madre de forma equitativa

Por qué es importante repartir las cargas entre papá y mamá

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Hoy en día todos pasamos mucho tiempo en el trabajo. Los padres y las madres pasan gran cantidad de tiempo fuera de casa cada día. Esto hace que no se conviva lo suficiente en familia.

Los niños necesitan que sus padres les eduquen y participen en su crianza. Para conseguirlo, los progenitores deben hacerlo juntos, responsabilizándose de la educación de sus hijos en la misma medida. Así, los niños conseguirán aprender más y experimentar una crianza mucho más saludable.

Para que los padres y las madres puedan cuidar de los niños de forma equitativa, será fundamental la división de cargas. Es decir, que cada uno adopte su grado de responsabilidad como cuidador negociando las tareas que debe desempeñar en la educación de los niños para así poder conciliar la vida familiar y laboral más fácilmente.

Pautas para el cuidado conjunto de los niños entre el padre y la madre

 Reparto de tareas entre los padres sobre el cuidado de los hijos

No se tratará de conciliar para pasar más cantidad de tiempo con el niño, sino de la calidad del tiempo que se utilice para estar con el pequeño. Para ello, los progenitores pueden:

- Repartir las tareas del hogar. Al compartir estas tareas, utilizarán menos tiempo particular y así podrán disfrutar de más momentos de relax. Además se pueden utilizar este tipo de tareas para pasar más tiempo con los niños, ya que pasar tiempo con ellos no consiste solo en jugar, sino que se trata de usarlo para educarles. Que los pequeños ayuden en las tareas cotidianas del hogar es beneficioso para su educación.

-  Hablar sobre los distintos puntos de vista de la pareja. Cada uno tiene sus experiencias y por tanto, distintas ideas sobre educación. A la hora de poner normas y límites a los niños es necesario que la pareja hable, negocie y llegue a acuerdos.

- Dedicar un rato al hijo después de trabajar. Es importante que a la llegada de los respectivos trabajos y el colegio los padres y los hijos se den la bienvenida. Es importante que todos participen en ese momento de la jornada donde se reúne la familia.

- Ser creativos. Utilizar el tiempo que pasen con los niños de tal manera que sea sorprendente para ellos.

Qué ocurre cuando no se reparten las cargas en la educación de los hijos

Cuando los progenitores no se ponen de acuerdo en el reparto de cargas en la crianza de los niños se creará malestar en el clima familiar. De hecho, esta falta de división de cargas influye en la educación en el desarrollo positivo de los hijos y trae consigo situaciones desagradables:

- Como no hay acuerdo entre los padres por los roles que deben desempeñar, el niño se siente confundido y desconcertado al no saber a lo que atenerse.

- Al no haber acuerdo entre los padres, el niño tomará sus propias decisiones. El pequeño hará lo que crea más conveniente y lo que quiere cuando aún no está preparado para tomar este tipo de decisiones.

- Como en la división de tareas de los progenitores no hay acuerdo y se quitan la autoridad continuamente, el niño aprenderá que es la forma lógica de proceder en la vida.

- El hijo cuestionará las decisiones de sus padres ya que al no haber acuerdo no se ejerce con sentido común. Por tanto, es necesario que las madres y los padres hagan una división de cargas de trabajo y, además, que haya acuerdo en todas las decisiones para que los niños se críen de manera positiva y con una educación adecuada.