La importancia del ejercicio físico para niños con cáncer

¿Pueden los niños en proceso oncológico hacer ejercicio?

Elena Santana Sosa
Elena Santana Sosa Entrenadora para niños

Si tu hijo acaba de ser diagnosticado con una enfermedad oncológica (Leucemia, Sarcoma de Ewing, linfoma no Hodking, Osteosarcoma…) es muy posible que toda la familia entre en shock. Es una situación en la los padres no entienden nada y lo único que quieren hacer es proteger al niño metiéndolo en una burbuja.

En esta situación los padres suelen estar desbordados, intentando entender en qué consiste el tratamiento y las fases del mismo, por lo que lo último que se plantean es si el niño puede o no realizar ejercicio físico. En Guiainfantil.com te explicamos por qué es importante el ejercicio físico para niños con cáncer.

Por qué es bueno el ejercicio físico para niños con cáncer

Ejercicio físico para niños con cáncer

No solo los niños con cáncer pueden hacer ejercicio, sino que deben, ya que ayuda a mejorar la tolerancia a los tratamientos y contribuye a paliar los efectos secundarios del mismo. 

El principal tratamiento oncológico en niños con cáncer es la quimioterapia, que en ocasiones va acompañado de radioterapia y/o de una tercera vía que es la cirugía.

La quimioterapia implica grandes periodos de ingresos, produciendo alteraciones motoras, endocrinas y cardiacas, osteopenia, obesidad y fatiga. En determinados niños, el tratamiento conlleva la administración de radioterapia, con efectos ligeramente diferentes, pero también dañinos para la salud en general, siendo efectos paralelos a los producidos por la quimioterapia. Otros, tienen que pasar por cirugía (tumores sólidos) lo que lleva a muchos niños a pasar por un tiempo de inmovilización en cama. 

Pasar tanto tiempo en la cama (quimioterapia y/o cirugía) conlleva un efecto secundario devastador, y es que por cada 10 días en cama hay una reducción del 12% de la capacidad funcional del niño, incrementando además la sensación de fatiga.

Una revisión científica publicada en noviembre de 2012 pone de manifiesto que el ejercicio aeróbico durante y después del tratamiento puede mejorar la fatiga. Además el ejercicio regular mejora la función cardiaca y muscular, y atenúa los efectos adversos de la medicación. 

Beneficios psicológicos y fisiológicos

Un buen programa de ejercicio físico para niños con cáncer no sólo conlleva beneficios fisiológicos, sino que también produce muchas mejoras psicológicas, como publicó Myers tras su estudio y que resume esta tabla:

Beneficios psicológicos Beneficios fisiológicos
Reducción de la ansiedad Mejora de la capacidad funcional
Disminución de la depresión Incremento de la fuerza muscular
Incremento de la energía Mayor flexibilidad
Mejora de la capacidad física Mejora la composición corporal/control de peso
Mejora la autoestima Mejora de la neutropenia y la trombocitopenia
Mayor sensación de control Mayores niveles de hemoglobina
Mayor calidad de vida Disminución de la fatiga
Mayor satisfacción don la vida Menos náuseas y vómitos. Mejor control del dolor. Menos diarrea