Las razones por las que los niños tienen miedo al dentista

Consejos para afrontar las visitas al dentista con nuestros hijos

Esther Zapata
Esther Zapata Odonpediatra

“No hace falta conocer el peligro para tener miedo. De hecho, los peligros desconocidos son los que inspiran más temor” (Alejandro Dumas). Esta frase ha sido mi inspiración para hablar sobre un tema que sigue estando muy presente, y es, el alto porcentaje de niños y adultos que continúa teniendo miedo al dentista, y que en algunos casos puede convertirse lamentablemente, en una verdadera fobia. Lo cual resulta un poco contradictorio, si pensamos en los avances que ha habido en los últimos años con todo lo relacionado con el campo del dolor y los tratamientos dentales.

Una de las explicaciones de peso es que, en una gran mayoría de los casos, se asocia a una experiencia infantil negativa, y que deriva en traumas dentales que se ven reflejados en la edad adulta.

¿Por que tienen miedo al dentista los niños?

Las razones por las que los niños tienen miedo al dentista

En el caso concreto de los niños este miedo al dentista puede deberse a varios motivos:

- El miedo inevitable e innato que poseen a lo desconocido.

- El miedo al dentista procedente de la actitud con la que muchos padres se enfrentan a sus propios miedos, y cómo sus hijos les ven reaccionar ante ellos.

- El miedo relacionado con una mala experiencia dental, que puede desarrollar en ellos en un cuadro de ansiedad/fobia al dentista.

Por ello, mi misión hoy es daros una serie de consejos para afrontar las visitas al dentista con vuestros hijos de una manera positiva, y a lo mejor, quién sabe si conseguimos en un futuro que llegue el día en que los dentistas tengamos una buena fama.

Consejos para una experiencia dental positiva en los niños

1. Crear un triángulo de confianza entre los padres, el niño y el  dentista. Por ello, haz que ir a la consulta se convierta en un hábito, como ocurre con las visitas al pediatra. Recuerda, la primera visita debe realizarse durante el transcurso del primer año de vida.

2. Cuando estés en el gabinete con tu hijo, evita frases que provoquen inconscientemente pensamientos negativos de los niños al dentista, como por ejemplo 'no te van a hacer daño', 'no te van a pinchar', ‘tranquilo, no va a pasar nada malo’. Que tengas una actitud relajada y positiva hará que el niño acepte mejor y más rápidamente esta nueva situación a la que se enfrenta. Y por supuesto, nunca utilices el “ir al dentista” como una amenaza, con frases como ‘si no te lavas los dientes, te los van a tener que sacar todos’, ‘si no haces caso a lo que te dice, te van a hacer daño’.

3. Asegúrate que el profesional que ve a tu hijo, sea un dentista especializado en odontología infantil, pues es el Odontopediatra el que tiene la habilidad para guiar al niño a que coopere, se relaje y que finalmente consiga la confianza suficiente para superar esta experiencia dental de una manera positiva.

4. Procura también que el espacio y el personal de la clínica esté especializado en el público infantil.

5. Mantén una periodicidad de visitas dentales, que el Odontopediatra se convierta en la persona responsable de crear salud en la boca de tu hijo, no de curar la enfermedad. Es decir, lleva a tu hijo al dentista para que nunca tenga caries. Por ello, busca profesionales que sean especialistas en Odontología Infantil basada en la educación precoz.