Los peligros de automedicar al niño - Consulta SIEMPRE al pediatra

Dar medicinas a tu hijo sin receta o sin prescripción médica es una práctica con muchos riesgos para la salud de los niños

Bien por evitar perder el tiempo o por autosuficiencia, son muchos los padres que automedican a los niños, una práctica desaconsejable, ya que muchas veces se cometen errores que pueden ser fatales para la salud de los más pequeños.

Antibióticos para tratar la fiebre o analgésicos para el dolor de barriga, son los errores más comunes entre los padres que automedican a sus hijos.

Consecuencias de dar medicinas a los niños sin prescripción médica

Consecuencias de dar medicinas a los niños sin prescripción médica

Es común encontrarse con personas que, cuando están enfermas, suelen automedicarse. El peligro de ello es tan grave que, si supieran las consecuencias, ni lo pensarían, y menos todavía lo harían con sus hijos. El riesgo conlleva a consecuencias que pueden ser fatales.

Sin duda alguna, lo primero, ante cualquier síntoma que el niño presente, deber ser acudir al profesional de la salud, quien es el encargado de interrogar, examinar e indicar el tratamiento adecuado según el diagnóstico que presente el pequeño. Es por ello que en este artículo encontrarás los peligros a los que expones a tu hijo cuando lo automedicas.

- Toxicidad
Exponer al niño a efectos secundarios, reacciones adversas o reacciones alérgicas por dosis inadecuadas o simplemente porque el medicamento no se pueda usar para la edad que tenga el niño.

- Enmascaramiento de enfermedad
Esto es solapar o 'enmascarar' el cuadro clínico de progresión de una enfermedad, por ejemplo, si tu hijo tiene dolor abdominal y le administras un medicamento para el dolor, si por casualidad tiene apendicitis, una vez que lo valore el médico, tu peque estará bajo los efectos del medicamento y no tendrá  dolor para cuando el médico lo examine y el diagnóstico se vería afectado por solapar el cuadro clínico natural de la apendicitis.

- Resistencia a antiobióticos
Este punto es uno de los más importantes y preocupantes a la vez, porque, muchas veces, los antibióticos se usan de manera indiscriminada y sin justificación. El uso de ellos SIEMPRE debe ser bajo prescripción médica, NUNCA debes administrar antibióticos sin que el pediatra de tu peque lo indique, ya que además debe ajustarse la dosis de acuerdo al peso del niño y del tipo de infección bacteriana que presente.

- Interacciones
Si, por ejemplo, tu hijo toma alguna medicación por cualquier enfermedad de base o condición que presente, esta medicación puede causar interacción con otros medicamentos, es decir, potenciar o disminuir su acción, de modo que se debe tener mucho cuidado con niños que tomen medicaciones por patologías en específico como por ejemplo: niños con epilepsia, cardiópatas, pacientes renales o con problemas hepáticos, entre otros.

- Complicaciones
Si se automedica al niño y se ve mejoría, muchos padres restan importancia de llevarlo al pediatra, con una resolución de la enfermedad de manera parcial, pudiendo llegar incluso a complicaciones que en algunos casos podrán ameritar hospitalización o desenlace fatal.

- Agravamiento de la enfermedad
Si automedicas, se corre el riesgo de que la enfermedad avance, ya que se pierde tiempo en las fases iniciales de la misma donde aún puede responder a tratamiento convencional.

Qué puede ocurrir si los padres suministran medicinas al niño sin receta

Peligros de automedicar a los niños

En un caso sucedido en España en 2013, un bebé perdió la vida cuando sus padres le suministraron analgésicos sin ningún tipo de supervisión médica. En Bolivia una madre que deseaba calmar los vómitos de su hijo de dos años le administró un medicamento que le habían dicho que venía bien en esos casos, pero en vez de 3 gotas, lo que le correspondía por su peso, le suministró 30, lo que acabó con la vida del niño.

Además, son cientos de casos anuales en los que niños intoxicados por medicamentos ingresan en los hospitales.

Situaciones excepcionales en las que los padres pueden dar medicamentos a sus hijos

Situaciones excepcionales en las que los padres pueden dar medicamentos a sus hijos

Si bien es cierto que existen situaciones puntuales donde el alcance a los servicios de salud se ven limitados. Un ejemplo que suele ser muy común: altas horas de la noche, tu peque presenta fiebre o vómitos y no tienes el acceso inmediato para llevarlo al médico o te encuentras de viaje en un lugar muy retirado del centro de salud. En estos casos, que son excepcionales, sí es recomendable que, como madre o padre, sepas manejar esta situación y te prepares con tiempo coméntandole al pediatra qué dosis puedes usar en caso de presentar por ejemplo fiebre (que es el síntoma más temido por los padres) para estar preparado en caso que lo presente y estés con esta eventualidad.

Pero, los ejemplos anteriores son casos muy excepcionales, y, si le das algún medicamento a tu hijo, debe ser de manera informada y hacerlo de manera responsable. Lo correcto es que, apenas tengas el acceso al servicio de salud, ya las indicaciones en relación a la medicación que tenga que cumplir tu peque sean las que el pediatra te indique. Por nada lo automediques porque lo puedes exponer a los riesgos que te hemos comentado más arriba.

De modo que, si bien es cierto que muchos medicamentos se pueden adquirir en farmacias sin receta médica, siempre, antes de optar por comprarlos y administrarlos a tu hijo, debes comunicarte con el profesional de la salud, quien te guiará en ese momento sobre qué hacer y qué no hacer. Y recuerda que los sanitarios son los profesionales que deben indicar cualquier medicación, procura cuando vayas a consulta pediátrica, preguntarle al pediatra qué medicamento puedes ofrecer en caso de que tu niño presente fiebre, ya que es uno de los síntomas más comunes en pediatría y tener a mano el número telefónico del médico de cabecera para comunicarte ante cualquier eventualidad.

Esperamos que después de leer este artículo te haya quedado claro que los padres no tienen que automedicar a sus hijos. No deben darles antibióticos, jarabes para la tos, descongestivos, ni siquiera aspirinas para aliviar resfriados, catarros o bronquitis. Solo el pediatra está facultado para indicar la terapia y los cuidados apropiados en cada caso.

Puedes leer más artículos similares a Los peligros de automedicar al niño - Consulta SIEMPRE al pediatra, en la categoría de Medicamentos en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: