Mitos erróneos sobre salud infantil asociados al buen tiempo

Falsas ideas sobre la salud infantil en época de calor

Iván Carabaño Aguado

La primavera va avanzando, es en esos días cuando tras un largo otoño e invierno comenzamos a disfrutar del llamado “buen tiempo”. No está de más que recordemos algunos falsos mitos relacionados con la salud infantil, y con esta climatología más agradable.

Falsas creencias relacionadas con la salud infantil y el buen tiempo 

Mitos de salud relacionados con el buen tiempo 

Corte de digestión. La digestión es un proceso que no se detiene, salvo que alguna circunstancia extrema lo motive. Y bañarse en una piscina o en el mar no lo es. Lo que puede ocurrir en días de mucho calor, tras sumergirnos de pronto en agua fría, es que baje nuestra tensión arterial. Y a raíz de dicha bajada, podemos experimentar sensación de mareo. En un pequeño porcentaje de casos, puede aparecer un síncope (pérdida de conciencia). Por tal motivo, se aconseja una exposición gradual y progresiva en el agua fría. Si hacemos esto, no tiene por qué sobrevenir ningún problema.

- El sol siempre es malo. No es así, aunque lo más prudente es que los médicos aconsejemos una exposición solar limitada en el tiempo para evitar problemas reales  (quemadura solar, cáncer de piel). Pero exponer alguna parte de nuestro cuerpo al sol una máximo de quince minutos/día, dos o tres veces por semana, sin protección solar, ayuda a que se active la síntesis de vitamina D. Y dicha vitamina D activa favorece la mineralización de nuestros huesos. Esta exposición al sol, recordamos, debe ser limitada en el tiempo. Hemos de aprovechar, además, las horas menos nocivas del sol: a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde. 

- Hidratarse con zumos es muy aconsejable. La mejor forma que tenemos de hidratar nuestro cuerpo es bebiendo agua. Alternativa: tomemos piezas de fruta de temporada. La época estival está llena de frutas con alto contenido hídrico (sandía, melón, pera de agua…). La fruta íntegra aporta azúcares intrínsecos, que son beneficiosos para la salud. Los zumos, por el contrario, aunque sean naturales,  tienen una elevada carga de azúcares libres, que son los que están implicados en la aparición de sobrepeso, obesidad, efectos cardiovasculares adversos y caries.

- Mi hijo ya sabe nadar, y puedo dejarle solo en la piscina. Tienes que tener cien mil ojos con tu hijo (nunca mejor dicho), en especial en piscinas domésticas y/o en las piscinas de urbanizaciones pequeñas y sin vigilancia externa por parte de un socorrista. Cualquier descuido por nuestra parte puede resultar fatal, incluso si tu hijo ya sabe nadar.