6 cosas que hacen feliz a tu bebé

Cosas que puedes hacer para transmitir felicidad a tu bebe

Alba Caraballo Folgado

El objetivo de cualquier padre es criar a sus hijos felices. Si pensamos en cosas que pueden hacer felices a los niños, seguro que nos sale una enorme lista cosas que podemos hacer para que sonrían y se sientan mejor pero, ¿cómo hacer feliz a tu bebé? Cuando el niño es muy pequeño puede parecer que las opciones para hacerle reír son menos. Te demostramos cómo conseguirlo.

Cómo conseguir hacer feliz a tu bebé

cómo hacer feliz a tu bebé

Lo que puede llegar a hacer feliz a tu bebé puede sorprenderte. Y es que, según algunos estudios sobre la felicidad, ésta se consigue no con algo que damos a los niños, sino con lo que les enseñamos. Tanto es así que los niños hiperregalados terminan siendo adolescentes frustrados, aburridos y poco alegres.

1. Calmar al bebé cuando llora: ya sea que llore de hambre, molestia o aburrimiento, es importante prestar atención a esa emoción, no darnos la vuelta y dejarle llorando en la habitación porque no soportamos los gritos. Tomar al bebé en brazos, calmarle, hablarle de forma tranquila y prestar atención a su disgusto, tranquilizará al bebé.

2. Fomentar los momentos divertidos con el bebé: tú eres lo que hace más feliz a tu bebé, por lo que si inviertes tiempo en hablar con él, aunque no entienda las palabras, en sonreírle, jugar con objetos, hacer cosquillas, besarle la barriguita, jugar a cucutrás... lograrás que se sienta muy contento. El juego no solo crea alegría en los bebés y en los niños, además les ayuda a generar habilidades para una felicidad futura. 

3. Enseñar a tu bebé a ir adquiriendo habilidades: ¿no te sientes tu más feliz cuando por fin has logrado entender ese móvil que te traía por la calle de la amargura? Las personas nos sentimos satisfechas y, por lo tanto, felices a medida que aprendemos y adquirimos capacidades. Los bebés también lo hacen, cuando consiguen tomar un juguete con su manita, cuando por fin se sientan sin ayuda, al aprender a gatear... Si además le felicitas y le dices lo bien que lo está haciendo, se sentirá pletórico. Será el reconocimiento de su persona favorita ante un gran logro. 

4. Vigilar el cuidado de tu hijo: cuando un bebé está bien atendido, limpio, alimentado y cómodo, su estado de ánimo será mucho mejor que si está cansado, ha dormido mal, no ha comido bien o tiene el pañal sucio, en cuyo caso estará quisquilloso y te hará mostrar su malestar mediante el llanto

5. No obsesionarse con hacerle feliz todo el rato: es imposible que el niño esté contento todo el día, a todas horas. Es normal que los bebés lloren o se enfaden. Los niños necesitan también aprender a tolerar un poco de angustia, desagrado, o incluso aprender a resolver algunas cosas por sí mismos, como tomar ese juguete que está un poco más lejos, sin que los padres corramos a solucionarles todo. Afrontar retos, fracasar y volver a intentarlo es un camino que conduce a la felicidad

6. Ser un ejemplo para tu bebé: las investigaciones lo demuestran y los psicólogos lo repiten sin cesar. Los padres somos espejos en los que los niños se miran. Nuestro temperamento también puede transmitirse, no ya a través de los genes, sino a través de nuestro comportamiento o el estilo de crianza que damos a nuestros hijos. Si nos mostramos tristes, insatisfechos, angustiados y con mal genio todo el día, ellos terminarán imitando nuestra conducta.