Síndrome de los niños hiperregalados. Las consecuencias de regalar en exceso al niño

Los riesgos de regalar al niño de todo por cualquier motivo

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Desde hace algunos años se está desarrollando una tendencia en la sociedad que vivimos llamada: 'síndrome del niño hiperregalado'. Se trata de un mal hábito de los progenitores por dar todo lo que piden y colmar de regalos. En Guiainfantil.com te contamos en qué consiste este síndrome y cómo saber si tu hijo es un niño hiperregalado.

Por qué algunos padres dan a sus hijos todo lo que piden

síndrome del niño hiperregalado

  • Algunos padres, preocupados por sus hijos y queriendo ser cariñosos con ellos se esfuerzan en dar todo lo que pueden ofrecerles pensando que sus hijos puedan tener todo lo que ellos no tuvieron de pequeños.
  • Otros padres lo hacen para compensar a sus hijos el poco tiempo que pasan junto a ellos debido a la extensa jornada laboral que tienen. Creen que es la única manera que tienen de demostrarles su amor.
  • También actúan así condicionados por la presión social, la publicidad, los medios de comunicación y las comparaciones.

El síndrome del niño hiperregalado aparece durante todo el año, pero se acentúa en momentos puntuales como pueden ser el cumpleaños, la Navidad o los reyes. Los niños que padecen este síndrome no valoran lo que reciben, solo tienen el deseo de recibir más y más regalos, es decir que le regalen todo lo que se le pasa por la cabeza.

Consecuencias del síndrome del niño hiperregalado

Todas las acciones que realicen los progenitores repercutirán en la educación de sus hijos. La labor de los padres es fomentar una serie de valores en los niños que les guíen a lo largo de su vida y les sirvan en el futuro.

Por tanto, regalando al niño todo lo que pide los adultos cometen un grave error que traerá consigo diversas consecuencias negativas tanto para el desarrollo del pequeño, como para su educación. Entre estas consecuencias podemos encontrar que los niños son:

Con esta actitud donde los adultos consienten y dan todo tipo de regalos a los niños sin poner límites, dan a entender a los pequeños que no existen normas y que no tienen ninguna responsabilidad de ganarse las cosas que quiere.

Para este tipo de niños, los padres serán aquellos que deben cumplir sus deseos por el mero hecho de serlo. Por tanto, el niño hiperregalado no conoce el valor del esfuerzo, ni lo que cuesta conseguir las cosas. Esto hace que peligre su maduración a nivel afectivo.

Qué pueden hacer los padres para evitar hiperregalar al niño

Para evitar que los niños acaben sufriendo este síndrome, típico de la sociedad consumista en la que vivimos hoy en día, los padres pueden actuar de la siguiente manera: Será importante que los padres sepan decir: no. Y que los niños entiendan qué es lo que se puede y no se puede hacer y tener. Este “no” debe ser coherente y debe ser explicado con claridad al niño sin imponer la regla de: “esto se hace porque lo digo yo”. Gracias a este “no”, los hijos:

  • Experimentan con los sentimientos que se dan cuando las demandas o necesidades propias no están satisfechas. Sensaciones que son normales en la vida cotidiana de las personas y que tienen aspectos positivos en la crianza.
  • Gracias al NO, se hace ver a los niños que las cosas han de ganárselas y que pare ello se deben respetar unas normas para llegar a ellas.

Los padres han de tener paciencia. Si el niño quiere algo y no se los das, puede haber una rabieta. Los padres han de actuar con calma y autocontrol. Al estar tranquilo, al niño se le enseña que no se consigue nada Sobre todo, cuando los padres no cumplen todas las demandas de los niños no deben sentirse mal. Deben entender que gracias ello están forjando su carácter y esto será más importante que darle todos los caprichos que pide. El niño lo agradecerá en el futuro.