Los niños necesitan tiempo para jugar no juguetes

Cómo evitar caer en el 'síndrome del niño hiperregalado' en Navidad

Silvia Álava Sordo

Llegan épocas señaladas en el calendario en el que el consumismo se dispara y parece imposible frenarlo o luchar contra él. Hablamos, por ejemplo, de Navidad. ¿Y si te dijéramos que el mejor regalo lo tienes tú en casa y no cuesta nada de dinero? ¿No sabes de qué hablamos? Los niños necesitan tiempo para jugar no juguetes. 

Cómo evitar caer en el 'síndrome del niño hiperregalado' en Navidad 

los niños necesitan tiempo para jugar

Los niños de hoy en día están sobre estimulados: los catálogos de juguetes, los anuncios de la tele, los escaparates de los centros comerciales... Todo esto hace que los niños se vuelvan locos y lo quieren pedir todo en su carta de Papá Noel o de los Reyes Magos.  

Mi consejo es que, en cuanto los niños estén en edad de aprender a escribir, debemos promover que sean ellos los que escriban su carta y/o la de sus hermanitos más pequeños para aprovechar la oportunidad de trabajar en la adquisición de la lectoescritura.

Aunque sea más cómodo que la carta la escriban los papás, los niños deben de esforzarse en hacerlo ellos mismos, aunque ya hemos dicho que los adultos, les guiarán para que incluyan un determinado tipo de juguetes y limitaremos la cantidad.  

Cuando los niños son pequeños, los padres tienen que mantener el equilibrio entre fomentar la ilusión de sus hijos por los Reyes Magos y controlar qué tipo de juguetes piden, además de frenar su demanda. Hay muchos padres que piensan que los Reyes tienen que traer muchas cosas, y que los niños se vean llenos de regalos; a otros, por el contrario, les preocupa que su situación económica les impida comprar todo lo que les gustaría o lo que sus hijos piden. Por eso recomendamos las siguientes pautas para que los padres sepan cómo enfocar los regalos de Navidad: 

- Establece límites, por mucho que los regalos los traigan sus Majestades de Oriente o Papá Noel, no conviene que los niños se vean desbordados de juguetes. Tienen que aprender el valor de las cosas, y cuando tienen demasiadas, ese valor se pierde. Además, muchas veces abren el juguete y apenas le hacen caso. Se puede establecer de antemano la cantidad de juguetes que van a pedir. Por ejemplo, tres cosas. El ajuste dependerá también del precio y del presupuesto, pero no debemos acceder a incluir juguetes muy caros o que se escapen del presupuesto. 

- La coordinación con la familia es otra de las variables que conviene controlar en estas fechas, bien sea porque no queremos que los niños reciban una gran carga de regalos, y por eso vamos a pactar con los familiares qué cosas les van a regalar, o porque necesitemos de ayuda para poder hacer un regalo a los niños. En el caso de tener una familia amplia, se puede acordar con en ellos que no todos los regalos sean juguetes y aprovechar para pedirles cosas que necesitan como ropa, material escolar, unas zapatillas deportivas, un pijama… 

El tiempo, el mejor regalo que le puedes hacer a un niño 

regala tiempo a tu niño no juguetes

Los niños no van a valorar más un regalo por su precio, no hay que quedar bien gastándose una determinada cantidad de dinero. Simplemente hay que utilizar un poco el sentido común: 

- No te dejes llevar por las modas ni por lo que la sociedad impone. Busca lo que creas que a tu hijo le va a gustar más. 

- Tampoco podemos dejar llevarnos por temas machistas a la hora de elegir los juguetes. Hoy en día todo está diferenciado por sexo, muñecas para niñas, coches para niño, incluso los tradicionales puzzles y mecanos están segmentados, y los hay para niños y para niñas. Respetemos los gustos de cada niño, y procuremos que por lo menos algunos juguetes sean unisex. 

- Vivimos en un mundo tecnológico, y es verdad que los niños de hoy en día son nativos digitales, pero no podemos olvidarnos de las bondades de los juguetes tradicionales, procura que no toda la carta se reduzca a “juguetes con pantallas”.

- Es bueno que los niños jueguen a otras cosas donde ellos sean los que tienen que inventar el juego, los que favorecen su creatividad, o a los que hay que prestar una mayor atención. 

- No olvides incluir libros, que los niños vean los libros como algo habitual en sus vidas fomentará su interés por la lectura. 

- Por mucha ilusión que le haga al niño o a la niña bajo ningún concepto los Reyes traerán un juguete no adecuado para su edad. 

Y, no hay que olvidar, que los niños de hoy en día tienen muchos más juguetes que nunca, pero lo que no tienen tiempo es de jugar con estos juguetes y lo que más les gusta a los niños es que su papá, su mamá, su tío, su tía o sus abuelos se sienten con ellos a jugar. Eso es muchísimo mejor que el juguete más sofisticado del mercado. 

Antes que recibir es importante dar. El mensaje que debemos trasladar a los niños 

los valores para los niños: dar y recibir

Siempre es bueno fomentar hábitos solidarios entre los niños y no solo ahora que se acercan las navidades. Alargarlo los 365 días del año y que esto nos sirva para ser coherentes en la educación que les damos a los hijos durante todo el año y evitar, así, que fomentemos con ellos el consumismo exacerbado o que las cosas son de usar y tirar.

Por ejemplo, si ya tiene un juguete o un muñeco muy parecido al de otras navidades, los Reyes no deberían  traerle otro casi idéntico porque haya cambiado el color del modelo. También podemos hacer limpieza de juguetes y todos aquellos que ya no usan porque, entregarlos a una ONG que les reparta entre niños más desfavorecidos. 

Y, por último, recordemos a los niños que Papá Noel y los Reyes Magos vienen a traer regalos a los niños que se han portado bien. No olvidemos esta parte de la tradición, que es la que nos va servir para reforzar las conductas de obediencia, estudio y colaboración en los niños.

Puedes leer más artículos similares a Los niños necesitan tiempo para jugar no juguetes, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.