Enseña al niño a ser solidario no solo en Navidad sino todo el año

Cómo pueden los padres educar a sus hijos en las emociones

Andrés París

Llega la Navidad y es como si todos nos volviésemos más solidarios: participamos en mercados con fines benéficos y/o aportamos nuestro granito de arena a los bancos de alimentos de la ciudad, pero ser solidario tiene también otras connotaciones. Enseña al niño a ser solidario no solo en Navidad sino todo el año. 

Qué significa ser solidario

ser solidario no solo en Navidad

¿Por qué cuando llega la Navidad a todos nos embarga un sentimiento de solidaridad? ¿Por qué no podemos alargar esa conducta y comportamiento durante los siguientes doce meses? Existen, en nuestro día a día, cientos de situaciones en las que podemos ser solidarios, porque no es solo una palabra es una actitud en la vida, ¡un gesto! Ser solidario es...

- Dar amor. 

- Compartir risas. 

- Coleccionar buenos momentos. 

- Abrir nuestro corazón. 

- Ser generoso cada mañana. 

- Escuchar activamente al compañero que tenemos al lado. 

- Saber entender a otra persona. 

- Decirle algo a tiempo a nuestro amigo cuando lo necesita.

Pequeños detalles que impactan en la otra persona. Pero es que, además, la solidaridad está muy conectada con otro valor que debemos inculcarle a nuestros hijos en Navidad y a lo largo del año: la empatía.

La cena, el mejor lugar para educar en emociones 

la cena para educar en las emociones

¿Qué es el realmente la empatía? La empatía es ponerse es la piel del otro, algo que es muy difícil de llevar a cabo porque nadie nos enseña. La empatía se puede aprender a través de las emociones, por ejemplo, solo si hemos experimentado el enfado y la ira, podremos entender y comprender qué siente un niño en esa misma situación.

A un niño no le podemos pedir que tenga nuestros valores ni nuestro comportamiento de adulto, pero hay algo que tenemos en común con él y nos puede ayudar a que ambos a conectarnos: las emociones. Su tristeza va a ser muy parecida a la nuestra, al igual que su enfado o su alegría. ¡Y ahí es donde empieza la empatía!

El mejor lugar para empezar a transmitir valores y emociones es el momento de la cena. Primero deben comenzar los padres a contar qué emoción han tenido a lo largo del día, por ejemplo, 'hoy he estado triste',  'hoy he estado contento' o 'hoy en el trabajo me han hecho sentir distinta'... Hay que hacerlo para que los niños vean que nosotros también tenemos emociones y que las expresamos no para 'forzar' al niño a que inmediatamente nos cuente algo, porque ya sabemos que algunos pequeños no hablan mucho. Es algo que tendréis que ir haciendo poco a poco y que al final tendrá sus frutos. ¡Es sembrar! 

Hay que entender que para ser capaz de compartir emociones hay que estar en un momento presente, de calma y de tranquilidad, así que mucha paciencia. No podemos pisotear las emociones de los niños, sino entenderlas, comprenderlas y, después, trabajarlas.

Juegos, cuentos y otros recursos para enseñar solidaridad y empatía a los niños

juegos para ser solidarios

'Hemos venido a este mundo como hermanos; caminemos, pues, dándonos la mano y uno delante de otro', dijo William Shakespeare. Sigamos lo que nos dice el escritor inglés y vayamos, paso a paso y día a día, educando a nuestros hijos en valores como la solidaridad a través de pequeños gestos como leerles un cuento, recitar una poesías o mostrarles una fábula. 

- El día de los héroes
Ser un héroe no es disfrazarse de Superman o de Batman. Ser un héroe es estar al lado del que nos necesita y ayudar al compañero que tenemos más cerca y ese es el precioso mensaje que nos transmite el cuento de 'El día de los héroes'. 

- Blancas, rosas y amarillas
Da lo mismo el lugar en el que hayamos nacido, el color de la nuestra piel, el idioma que hablemos... hay que explicarles a nuestros hijos que todos somos iguales. Puedes hacerlo a través de esta poesía para educar en la paz. 

- El día de la solidaridad
¿Y si le hacemos ver a los niños que ser solidario está lleno de ventajas? Se es más feliz, se comparten más cosas con los compañeros, el mundo es mejor y nos los pasamos todos mucho mejor. Como le ocurre a la maestra Lechuza en su clase. 

- El niño y el mendigo 
La caridad, la bondad o la solidaridad son conceptos que puede resultar difícil entender para un niño, por eso la necesidad de muchos padres de recurrir a herramientas educativas como las poesías. 'El niño y el mendigo' les haré ver que hay que ser comprensivo y respetar a los demás y, sobre todo, no dejarnos guiar por su aspecto físico.

Está claro que en Navidad podemos enseñarles a nuestros hijos valores como la empatía y la solidaridad… Ahora que ya sabes cómo, ¿empezamos?

Puedes leer más artículos similares a Enseña al niño a ser solidario no solo en Navidad sino todo el año, en la categoría de Valores en Guiainfantil.com.