El niño y el mendigo. Poemas solidarios para niños

Poesía infantil para que los niños reflexionen

Marisa Alonso Santamaría

Educar en valores al niño es fundamental para su desarrollo como persona. Para que nuestros hijos entiendan y valoren por qué es tan importante ser caritativos, bondadosos o solidario podemos enseñarles a través de poemas, cuentos o fábulas.

Uno de estos poemas solidarios para niños es El niño y el mendigo, una poesía que enseña a los niños el valor de la caridad y, sobre todo, el de la comprensión. Antes de hacernos una idea de cómo son los demás por su aspecto físico, debemos esperar y escucharles. Debemos enseñar a los niños a respetar a los demás, ya sean ejecutivos o mendigos. Y, sobre todo, a no considerar más y mejor a nadie por su aspecto físico.

Poema solidario para niños: El niño y el mendigo

Poema solidario para niños: el niño y el mendigo

Estaba en un banco

un niño jugando,

y llegó un mendigo

sentándose al lado.

 

El niño le mira

con cara de asco,

se cambia de sitio

con mucho descaro.

 

El hombre le mira

con cara de pena,

y le cuenta al niño

la vida que lleva.

 

Su mujer murió,

no tiene trabajo,

y ahora malvive

vagabundeando.

 

Tiene  a sus tres hijos

en un orfanato,

no tuvo remedio

tuvo que dejarlos.

 

Su pantalón roto,

su chaqueta sucia,

parece que su aspecto

a nadie le gusta.

 

Llevar esta vida

le hace sufrir,

él quiere pronto

con sus hijos ir.

 

El niño le mira,

el niño le escucha,

podría ser su padre,

¡qué vida tan dura!

 

Cogiendo su mano

mirando a sus ojos

le pide a aquél hombre

perdón con sollozos.