Juguetes que invitan a los niños a interactuar y a imaginar

Cuánto menos haga el juguete, ¡más tendrá que hacer el niño!

Juana Toriggia

Como terapeuta del lenguaje muchas veces me preguntan qué juguetes y juegos regalar a sus niños para fomentar el lenguaje y desarrollar la imaginación. Como primer punto a la hora de elegir un juguete es importante saber que la mejor guía siempre es el niño y sus intereses. Partiendo de esta base, voy a pasar a contarte qué juguetes invitan a los niños a interactuar y a imaginar. 

Cómo deber ser un juguete que invite a interactuar e imaginar

juguetes interactuar e imaginar

Es clave observar con que juega un niño, qué le sorprende y le genera curiosidad. También es importante conocer la etapa evolutiva en la que se encuentra para que el juego o juguete elegido esté alineado a sus capacidades actuales tanto cognitivas como lingüísticas.

Un juguete de una etapa posterior posiblemente será un desafío que no estará dentro de sus posibilidades y terminará por no interesarle, quedando guardado en el baúl o en un cajón. Por ejemplo, rompecabezas con demasiadas piezas, libros con mucho texto, bloques muy pequeños para su motricidad fina.

Existen 3 características que deben cumplir los juguetes para promover el desarrollo de la imaginación, el pensamiento y el lenguaje:

- Deben ser abiertos: Debe haber más de una forma de jugar con el juguete. Se puede variar e inventar diferentes usos y modos de jugar.

- Deben promover la interacción: Fomentan la colaboración y la conversación. Se necesita un otro para jugar. El juguete no debe hacerlo todo, cuánto menos haga el juguete más tendrá que hacer el niño o bien tendrá que recurrir a un adulto para pedir ayuda.

- Deben favorecer el juego simbólico: Estos juguetes pueden estimular la imaginación de un niño desde la infancia (18 meses/2 años) hasta los 5/7 años.

Juguetes para que los niños desarrollen la imaginación, el pensamiento y el lenguaje

juegos e imaginación

A continuación, enumeraré opciones de juguetes que cumplen con los criterios mencionados anteriormente:

1. Bebotes, peluches, muñecos
Los primeros juegos simbólicos que realizan los niños son con su peluche o muñeca favorita. Los más pequeñitos (18 meses/ 2 años) pueden jugar dando de comer a su osito de peluche o muñeca con una cuchara de juguete o poniendo una manta sobre él para que pueda dormir. Los niños más grandes (3 a 6 años) pueden hacer fiestas de té con varios animales de peluche o muñecas, crear un restaurant, un hospital o una veterinaria colocando animales de peluche o muñecas en cajas de zapatos viejas que simulen camitas.

2. Cocinitas
Es un básico en todos los jardines infantiles, les encanta tanto a niños como a niñas. Fomenta el juego simbólico y la imitación, ya que a diario ven a su mamá o papá cocinando en casa y les resulta muy divertido tener sus propios utensilios y cacerolas, para luego robar de la alacena cuantos ingredientes encuentren: arroz, fideos, harina... ¡¡cualquier cosa sirve para hacer su propia receta!!

3. Títeres y marionetas
Se pueden usar de la misma manera que los animales de peluche o las muñecas, pero tienen algo genial, estimulan la simulación de manera más realista: sus bocas y brazos en movimiento los ayudan a cobrar vida. Esto alienta a la interacción, ya que es necesario hacer voces para los personajes que podrán hacer en familia. Un personaje lo puede hacer el niño, otro la mamá, el papá, la abuela. Los niños más grandes pueden montar un espectáculo de títeres poniendo sillas en fila, haciendo tickets e, incluso, confeccionar sus propios títeres con medias viejas o materiales reciclables.

4. El supermercado y la caja registradora
Con estos juguetes los niños prenden vocabulario relacionado a alimentos: frutas, verduras, alimentos básicos de una casa, elementos de limpieza. Incluso se pueden  hacer los artículos con cajas o envases vacíos y confeccionar dinero para pagar. Los más grandes pueden aprender a manejar dinero, dar el vuelto, practicar habilidades sociales necesarias para ir a comprar. Pueden aprender a hacer frases y preguntas como: '¿Cuánto cuesta?', '¿Me das un kilo de bananas?' o '¿Puedo pagar con tarjeta o en efectivo?'.

5. Bloques y Lego
Los más pequeños pueden construir una casa o un garaje. Los más grandes pueden crear escenas elaboradas, como varios edificios para una ciudad. También vienen cajas prediseñadas, si bien tiene beneficios en lo que refiere a planificación y atención, siempre es importante no quedarse con 'el modelo de la caja'  e inventar nuevos diseños y creaciones.

6. Comida de juguete y platos
Es muy divertido para los niños hacer una cena para sus muñecos: poner la mesa, los platos, los cubiertos, los vasos, contar la cantidad de invitados a la cena... Todo esto les ayudará a aprender los números y, preguntar qué desean comer, les hará prestar atención a los gustos, deseos y puntos de vista de las personas, un punto importante de la  teoría de la mente.

7. Masa, plastilina y arena kinética
La mayoría de los niños disfrutan de la experiencia sensorial de aplastar, rodar y manipular este tipo de masas. Pueden jugar con moldes o kits que vienen ya armados o, simplemente, dejarse llevar por la imaginación y hacer platos diferentes para el restaurante, hacer caca del perrito de peluche, unos zapatitos o vestido para la muñeca.

8. Vehículos, estación de servicio, aeropuerto
¡Ojo! Jugar con autos, aviones, camiones, autobuses o barcos ¡no es solo cosa de niños! A las niñas también les fascina cargar nafta en la estación de servicio, hacer un viaje en avión con sus peluches favoritos o una carrera de coches por el pasillo. 

9. Disfraces y accesorios
Pueden ser disfraces de princesas o superhéroes, piratas, de oficios y profesiones, y también puede ser la ropa de papá y mamá, teléfonos, carteras y zapatos en desuso, delantales de cocina de la abuela o gorros del abuelo. ¡¡¡Todo sirve a la hora de jugar e imaginar!!!

Puedes leer más artículos similares a Juguetes que invitan a los niños a interactuar y a imaginar, en la categoría de Juguetes en Guiainfantil.com.