Niños frustrados por no recibir todos los regalos de Navidad que piden

Ayudar a los niños a gestionar sus expectativas sobre los regalos de Papá Noel y los Reyes Magos

Jimena Ocampo Lozano

Las navidades son, tal vez, la época de los niños por excelencia. La ilusión por la llegada de Papá Noel y de los Reyes Magos, poner el árbol, montar el Belén, ir a las cabalgatas.... y escribir la carta pidiendo los regalos de Navidad; oportunidad para pedir tooooooodo los juguetes que quieran.

Muchos niños hacen listas enormes de juguetes que quieren tener, esperando que se los traigan todos, pero no siempre ocurre y puede que algunos se sientan "desilusionados". Como padres, debemos ayudarles a gestionar esas expectativas que ellos mismos se construyen. Pero, ¿cómo? ¿qué hacer con los niños frustrados porque no han recibido todos los regalos de Navidad que esperaban?

Las claves para evitar a los niños frustrados por no tener todos los regalos de Navidad

No recibir todos los regalos de Navidad provoca niños frustrados y enfadados

Esta época del año es buena para enseñar a los niños el valor de las cosas y que no pueden tener todo lo que quieren. Hay que mostrarles que, que por muy magos que sean los Reyes y Papá Noel, no siempre pueden traernos todo lo que queremos. De forma que también les ayudamos a que aprendan a gestionar la frustración, ya que muchos niños se sienten mal al no recibir todo lo que han pedido.

Es normal que, como padres, queramos cumplir todas las ilusiones de nuestros hijos, y más en este momento del año tan especial. Pero tenemos que saber que la cantidad de regalos no está ligada a una mayor felicidad de los niños. Más bien al contrario, cuantos más regalos reciban, menos ilusión les harán. Tienen un exceso de estímulos y al final eso hace que puedan perder el interés por ellos y no los disfrutan. A su vez, un exceso de regalos puede hacer que el nivel de tolerancia a la frustración se vea mermado y pueden, incluso, quejarse por los regalos; "no me ha traído lo que quería" , "esto no me gusta"...

Por ello es bueno enseñar a los niños a gestionar los regalos y sus expectativas sobre ellos de manera que aprendan a valorarlos de forma positiva. Estas son algunas de las claves a tener en cuenta.

1. Escribir la carta a Papá Noel y a los Reyes Magos junto a ellos
Es importante que cuando los niños escriban a Papá Noel o a los Reyes Magos, lo hagamos los padres con ellos. De esta forma podremos ayudarles a valorar lo que realmente quieren y lo que les hace ilusión, no sólo lo que les llama la atención en el catálogo de juguetes.

2. Escribir una única carta
Es recomendable hacer una carta únicamente y procurar que los Reyes Magos y Papá Noel se limiten a eso. Esto también es un trabajo de los padres y familiares, ya que en ocasiones somos los adultos los que pedimos demasiados regalos a los niños, por lo que los tíos, abuelos, padres y demás parientes tenemos que saber poner freno al exceso de regalos en estas épocas.

3. Enseñarles a hacer una selección
Debemos tener en cuenta que les estamos educando para el futuro y que, aunque sea una época de magia e ilusión, no podemos enseñarles que los Reyes Magos siempre traen de todo y todo lo que quieren, porque cuando llegue el día que esto no se cumpla no van a saber gestionarlo.

Por esto debemos enseñarles a pedir lo que realmente les hace ilusión; hacer una selección de aquello que realmente quieren y pedirán a Papá Noel. Es decir, fomentar la ilusión en los niños, en lugar de crear la necesidad de tener muchos regalos.

Algún regalo se quedará fuera, pero en ese momento podemos explicarle al niño que los Reyes no pueden traer muchos juguetes, que hay más niños a los que regalar y que, además, hay más ocasiones en el año para recibir regalos, y que seguro que podemos esperar a tenerlos. 

4. Establecer reglas para limitar los regalos
Podemos establecer una regla, un regalo por Rey Mago, por ejemplo, y un regalo por casa, (tíos, abuelos, amigos...) de forma que los regalos que elijan y reciban queden limitados. De esta forma, a la hora de recibirlos les hará más ilusión y los valorarán realmente.

5. Enseñarles a recibir los regalos de Navidad
Por otro lado, no solo hay que enseñar a los niños a pedir a los Reyes Magos, sino que hay que enseñarles a recibir los regalos.

En ocasiones los niños se quejan o se frustran porque no les han traído lo que pidieron exactamente o porque les han dado cosas que no pidieron (ropa o libros, por ejemplo). Por lo que es importante hacerles entender e inculcarles que aunque yo quiera mucho algo, no significa que pueda tenerlo y que no pasa nada, porque lo importante es que los Reyes y Papá Noel han pensado en mí y me han traído algo.

Se trata en pocas palabras, de enseñarles a valorar tanto lo que tienen como lo que reciben y a aprender a vivir la ilusión independientemente de los regalos que reciban. Y esto es un trabajo que los padres tenemos que hacer no sólo en Navidad, sino el resto del año.

Hay algunas cosas que tenemos que tener claras. Una muy importante, que somos los padres los que enseñamos estos valores y que dar a los niños todo lo que pidan no significa que los niños sean más felices. No podemos confundir la cantidad de regalos con la cantidad de felicidad. Ya que, como decíamos al principio, suele darse el efecto contrario: el exceso de regalos puede conducir a la falta de ilusión.