Qué no debe comer una madre que da el pecho si el bebé tiene cólicos

La regla del 3 para saber si un bebé sufre cólicos del lactante

Beatriz Martín Jiménez
Beatriz Martín Jiménez Matrona y enfermera pediátrica

Cuando un bebé tiene cólicos puede llegar a ser desesperante para nosotros como mamás y/o papás. El llanto inconsolable, intenso y duradero que caracteriza al cólico del lactante es difícil de llevar, y es normal que intentemos probar diferentes soluciones para calmar y aliviar a nuestro bebé como la alimentación. ¿qué debe comer y qué no debe comer una madre que da el pecho si el bebé tiene cólicos? ¿Existen alimentos prohibidos? ¿Qué papel juega la alimentación en los cólicos del pequeño? 

La regla del 3 para saber si un bebé tiene cólicos

los cólicos del lactante

Pero, ¿qué es el cólico del lactante? ¿Por qué se produce? ¿Cómo evitarlo o aliviarlo? La respuesta a estas preguntas es difícil porque hay muchas cosas del cólico del lactante que aún no sabemos.

Lo primero es saber que no cualquier llanto intenso es debido al cólico del lactante; a veces nuestro bebé puede llorar de forma intensa por la tarde por el cansancio o estrés acumulado del día, o  calmarse al hacer caca, o porque le cueste coger el sueño, o porque le duela la tripita… pero esto no son cólicos.

Para decir que un bebé tiene cólicos los pediatras siguen la “regla del 3”: un bebé de hasta 3 meses que llora más de 3 días a la semana durante al menos 3 horas. El resto de situaciones, aunque puede pueden ser igual de desesperantes o molestas para nuestro peque, no se consideran cólicos.

La causa de los cólicos tampoco está muy clara: a veces se achaca a la dificultad de expulsar los gases, a las heces o a molestias para hacer la digestión… Al final parece que la causa es una inmadurez del sistema digestivo del bebé, que no funciona con la facilidad con la que debería y provoca dolor. Pero probablemente, a esto se una también un componente emocional importante, porque es más frecuente que los bebés tengan cólicos los días que han tenido más estímulos o están más cansados.

Para aliviarlo podemos probar diferentes cosas: desde ofrecer el pecho, aplicar calor, portearle, dar suaves masajes, contenerle hasta consultar a profesionales de la salud como médicos, enfermeras, osteópatas. Lo que sea por aliviar estas molestias al bebé.

Qué alimentos debe evitar una madre lactante si el bebé tiene cólicos

qué alimentos puede comer una madre lactante si el bebé tiene cólicos

Uno de los consejos que más escuchamos es que debemos evitar ciertos alimentos para no “pasarle los gases” a nuestro peque. Las madres tenemos mucha tendencia a pensar que todo lo que le pasa al bebé es por algo que hemos hecho o dejado de hacer, y en esta ocasión pasa lo mismo.

Es muy frecuente oír que los alimentos que nos producen gases hacen que nuestro bebé tenga gases también, porque le pasan a través de la leche. Y entonces dejamos de consumir brócoli, coliflor, legumbres, vegetales de hoja verde… Pero la verdad es que no hay nada que demuestre que esto sea así. 

Se sabe que la alimentación de la madre influye en la composición de la leche materna y que puede variar su olor y su sabor, pero lejos de ser un problema, esto es beneficioso y predispone al bebé a aceptar nuevos sabores a la hora de introducir la alimentación complementaria.

Las únicas excepciones a esto, es decir, los alimentos que SÍ debemos evitar en caso de que nuestro bebé tenga cólicos son las sustancias estimulantes y la leche de vaca. Las primeras serían la cafeína, la teína, el chocolate porque, al ser excitantes, pueden poner nervioso al bebé y agravar los cólicos, y es que como hemos dicho antes cada vez parece más claro que existe un factor emocional importante.

En el caso de la leche de vaca, es porque la proteína que contiene (PLV)  es altamente alergénica, y uno de los primeros síntomas puede ser ese llanto al digerirla. Puedes probar si es vuestro caso dejando de tomar lácteos de vaca, y productos que contengan esta proteína (ojo con esto, puede estar presente en galletas, panes, embutidos…). Si tras retirar de tu dieta la PLV no notas mejoría, puedes volver a tomarlos con tranquilidad, porque no parece que ese sea el motivo y no tiene sentido restringir su ingesta.

Si, por el contrario, notas que tu bebé ha mejorado, puedes seguir sin tomarlos un par de meses. Pasado este tiempo, en el que el intestino de tu bebé habrá madurado y será más capaz, podrías volver a introducirlos. Si vuelve a aumentar el llanto y malestar, habría que consultar al pediatra para descartar una alergia a la proteína de la leche de vaca, pero es frecuente que tras estos dos meses de descanso el problema se haya resuelto.

Así que, ya sabes, hay muchas opciones para intentar aliviar los cólicos del lactante. Busca la que más os cuadre. Y mientras se resuelve, ¡mucho ánimo!