Por qué dejar que el bebé agarre solo el biberón puede provocarle la muerte

El trágico caso del bebé de cuatro meses que murió asfixiado con la leche

Puede que alguna vez te haya ocurrido: le das un biberón a tu bebé y éste lo intenta sostener. Claro, tú le dejas. Pero aún así, le ayudas. Sin embargo, existe un riesgo, sobre todo si en ese momento notas que el cansancio puede contigo y los ojos se entrecierran. ¿Sabes qué puede suceder si te duermes? ¿O si te despistas consultando el teléfono? ¿O simplemente dejas que tu bebé sostenga él solo el biberón mientras intentas ver (por fin) algo de televisión?

En Inglaterra, el juez instructor de un reciente caso ha dado la voz de alarma: 'Madres del mundo, nunca dejéis que el bebé sostenga solo el biberón'. Y lo dice con conocimiento de causa: acaba de trabajar en un caso realmente trágico, el de un bebé que murió asfixiado por este motivo. Te contamos el caso que nos recuerda el peligro de dejar que el bebé se alimente solo con el biberón. Está es la razón de por qué dejar que el bebé agarre solo el biberón puede provocarle la muerte.

Por qué dejar que el bebé agarre solo el biberón puede provocarle la muerte

Por qué dejar que el bebé agarre el biberón puede provocarle la muerte

La historia es real. En Gainsborough, Inglaterra, un bebé de apenas cuatro meses murió por este motivo: su madrina, Claire Sawyer (que se quedó una noche a su cuidado), dejó que el pequeño Alex Masters, de solo cuatro meses de edad, sujetara él solo su biberón. Ella se durmió en el sofá. Cuando se despertó, vio que el pequeño estaba inmóvil. A pesar de llamar a la ambulancia, ya no pudieron hacer nada por él. Se había atragantado con la leche. 

La mujer había tumbado al pequeño en una sillita de automóvil, pero dentro del hogar. En esta silla, tenía menos espacio para moverse. Claire le  dio el biberón y le tapó con una manta. Apoyó el biberón contra la silla. Ella se tumbó en el sofá y no pudo vencer el sueño.Todo esto, que sucedió en el año 2015, ha salido de nuevo a la luz durante la celebración de una investigación efectuada por el Hospital Lincoln Cathedral Center, a donde llevaron al pequeño, y en donde en un principio se intentó buscar indicios de asesinato por parte de la madrina del pequeño, ya que el bebé además presentaba una fractura en las piernas y ella era consumidora habitual de drogas. Sin embargo, la acusación no siguió adelante por falta de pruebas.

Lo más relevante del juicio sobre este caso fueron las advertencias lanzadas por el médico forense que tuvo que certificar que el pequeño había muerto por asfixia: 'Jamás dejen a un bebé alimentarse solo y sin supervisión con un biberón', sentenció. El médico forense estaba muy afectado. Al hacer la autopsia al pequeño, certificó que había leche en sus pulmones. 

El peligro de dejar a un bebé solo con un biberón en las manos

En seguida tendemos a ver a los bebés más 'espabilados' de lo que corresponde para su edad. Es cierto que ante sus primeras sonrisas, sus balbuceos, y el cada vez más ágil movimiento de manos y brazos, tendemos a pensar que maduran deprisa. Sin embargo, nunca deberíamos olvidar la edad que tienen. 

Te explicamos por qué con cuatro meses de edad, el bebé es todavía demasiado pequeño para sostener un biberón por sí solo (aunque quiera hacerlo):

- Aún no posee habilidad psicomotriz. Sí, puede sujetar un objeto, pero no puede ejercer control de movimientos sobre él. Por ejemplo, puede frenar con su mano una pelota blandita pero no puede agarrarla y lanzarla. Y sí, intenta agarrar los objetos, pero aún no es capaz de hacerlo con firmeza. 

- La fuerza del cuello aún es muy débil. Sí, a partir de los cuatro meses, los bebés son capaces de levantar la cabeza si les pones boca abajo, pero aun no tienen la fuerza suficiente en el cuello y el tronco. 

- Los bebés se atragantan con facilidad al alimentarse. El que un bebé se atragante con la leche es bastante habitual. Sea con un biberón o con lactancia materna. Lo importante es que la alimentación del bebé esté constantemente supervisada por sus padres para reaccionar a tiempo y ayudarle. La primera reacción del bebé será toser para eliminar el líquido de las vías respiratorias. Para ayudarle, basta con retirar el biberón o el pecho en el momento en el que esto suceda e inclinarle ligeramente hacia delante.

- Sus vías respiratorias son pequeñas. Es fácil que un bebé se atragante porque sus vías respiratorias aún son muy pequeñas, y en seguida pueden verse 'taponadas' si se da el atragantamiento.  De ahí que necesiten supervisión constante cada vez que se alimentan.

- Si regurgita leche, necesita incorporarse. Un vómito puede ser mortal si el bebé está tumbado y no hay nadie cerca para incorporarle. Con cuatro meses, el bebé aún puede regurgitar. En ese momento, necesita estar incorporado.