Día Mundial de la Salud 2017: la depresión

La depresión, la principal causa de problemas de salud en el mundo

Todos los 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud. En esta fecha se trata de conmemorar el aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud. Para ello, cada año, la agencia escoge un tema sobre el que poner el foco y atraer la atención.

En 2017, la OMS ha escogido como tema: la depresión. Y es que, la depresión es la principal causa de problemas de salud y discapacidad en todo el mundo. Puede afectar a cualquier persona: niños y adultos; de cualquier edad y las consecuencias para quien la padece y los que le rodean son nefastas.

La depresión en el Día Mundial de la Salud 2017 

Día Mundial de la Salud 2017: la depresión

La Organización Mundial de la Salud estima que más de 300 millones de personas en el mundo viven con depresión. La falta de apoyo que reciben las personas que la padecen lleva a que no puedan acceder al tratamiento necesario para vivir una vida saludable.

La depresión no es un trastorno propio de los adultos, también afecta a los niños, a adolescentes, a hombres y mujeres, a personas de diferente condición y distinta raza. 

La depresión en la infancia

Podemos sospechar que un niño tiene depresión cuando hay signos claros en su comportamiento. Es importante no confundir un estado de tristeza transitorio con la depresión real que pasa por: 

- El niño siempre está triste y llora con facilidad.

- Se muestra apático y no tiene interés por jugar, por estar con amigos o ir al colegio.

- Tiene baja autoestima.

- Presenta un estado de cansancio, aburrimiento y poca energía y concentración.

- Duerme poco y mal.

- Tiene poco apetito.

- Se muestra irritable o muy sensible ante pequeños obstáculos. Se frustra con facilidad.

- Alto nivel de ansiedad.

- Habla de irse de casa e incluso menciona el suicidio en alguna ocasión.

No basta con que el niño tenga uno de estos síntomas para llamar depresión a lo que le ocurre, se ha de dar un importante cambio de comportamiento y mostrar varias de estas conductas. Y, por supuesto, ha de ser diagnosticado por un experto.

La depresión no tiene por qué ser un trastorno hereditario, a no ser que se trate de una depresión endógena. Generalmente, está causada por el modelo de crianza, las experiencias que vive el niño y el ambiente en el que se desarrolla.

¿Cómo se trata la depresión infantil? Tanto en niños como en adultos, los expertos dicen que la terapia más efectiva es la cognitivo-conductual, según algunos incluso más que la farmacológica, ya que se rompen las conductas e ideas que alimentan la depresión y se enseña al niño a poder hacer frente a todo lo que le angustia, preocupa o causa la depresión.