Mi bebé se come la arena, ¿qué puedo hacer?

Por qué a algunos niños les gusta comer tierra

Los bebés suelen llevarse a la boca todo lo que encuentran al alcance de su mano, es su manera de explorar y descubrir el mundo. Una costumbre que van perdiendo a medida que crecen pero, ¿qué ocurre si lo que se llevan a la boca no es adecuado?, ¿y si es arena?

A los niños les encanta jugar en la arena, tanto es así que solemos comprar cubos, palas y otros juguetes para que se entretengan ya sea en la playa, en el arenero o en el parque. Sin embargo, a la mínima que nos despistamos, nos encontramos con una estampa que nos hace levantarnos como un resorte: el bebé tiene la boca llena de tierra y todavía sostiene entre sus manos puñados de arena. ¿Qué puedo hacer si mi bebé se come la arena?

Por qué mi hijo come arena 

Mi bebé se come la arena, ¿qué hago?

Muchos padres hemos vivido en incontables situaciones ese momento en el que el bebé sin pensarlo dos veces, se lleva un puñado de tierra a la boca. Algunos niños ponen cara de asco y permanecen con la boca abierta hasta que alguien les rescata, sin embargo, su memoria es vaga y pueden volver a hacerlo un rato después. Otros, parece incluso gustarles masticar granos de arena, algo que a los adultos nos remueve el estómago, ¿Por qué algunos bebés se comen la arena?

Cuando es algo ocasional y forma parte de la propia curiosidad del niño por el entorno en el que está, no hay problema, es normal. Si la arena que tragó es poca y el lugar no contiene excrementos de animales, colillas u objetos cortantes no hay que darle más importancia. Sin embargo, si se vuelve una costumbre, puede tratarse de un trastorno conocido como la Pica. 

La Pica es un trastorno alimenticio que se da en niños hasta los 6 años, el síntoma más evidente es que el niño tiende a chupar o comer sustancias que no son comestibles: arena, yeso, pintura, tiza, jabón, barro...

Se cree que este trastorno puede estar motivado por una alimentación inadecuada en el niño, en la que faltan nutrientes, vitaminas o minerales. También puede ser debido al estrés o está asociado a trastornos como autismo, retraso en el desarrollo o enfermedad mental. 

¿Qué hacer si mi bebé se come la arena?

Generalmente los niños comen la arena de parques o la playa, en general de lugares a los que no tienen acceso perros o gatos que puedan contagiar la tierra con excrementos o gérmenes. Sin embargo, puede suceder que a pesar de estar prohibida la entrada a animales domésticos lo hagan y esa arena esté infectada. En ese caso, el niño podría sufrir una infección parasitaria intestinal, diarrea, gastroenteritis o obstrucción intestinal.

¿Qué podemos hacer para evitar esos trastornos al niño?

- Revisar la arena con la que está jugando el niño y eliminar las colillas, objetos cortantes u otra suciedad que pudiera tener. 

- Estar pendiente si el niño suele llevarse las manos a la boca, para limpiárselas de arena antes de que lo haga.

- Si se ha convertido en un hábito, llévale al pediatra para que valore si tiene anemia, alguna otra deficiencia de minerales o está atravesando por algún tipo de dificultad.