Divertido tablero juego para corregir faltas de ortografía en niños

Es importante que refuerces positivamente los progresos que realice el pequeño

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Son muchos los niños que al inicio de la escritura muestran pequeñas dificultades, ya sea por falta de atención a la hora de redactar ciertas palabras o bien por dudas acerca de las normas de ortografía. Ello les suele provocar ciertos bloqueos e inseguridades de cara a escribir, algo que con un poco de tiempo, breves entrenamientos y, por qué no, algo de imaginación y diversión se puede solucionar. ¿Te imaginas ucorregir faltas ortografía en niños a través del juego?

Como usar un tablero juego para corregir faltas de ortografía en niños

tablero y juegos faltas de ortografía

Practicar, tanto en casa como en el colegio, los famosos dictados o copiar numerosas veces palabras sin faltas son dos de los recursos más típicamente utilizados. Pero a continuación os proponemos un divertido juego más allá de los dictados y la copia sistemática, y es que reinventamos el juego tradicional del tablero para corregir faltas de ortografía en niños. Trabajaremos entorno a dos tareas para conseguir nuestro fin: el deletreo en voz alta y el dibujo. ¿Comenzamos?

- Recomendamos usar el este tablero o juego siempre que haya muestras de dificultad de faltas de ortografía, sea una norma en específico o más de una, o siempre que podamos apreciar inseguridad o dudas a la hora de escribir determinadas palabras. 

- Para jugar solo necesitas un dado y unas fichas (una por cada jugador que participe). Procura que tu hijo siempre esté con algún adulto que este pueda supervisar que la escritura es correcta y reforzarle positivamente cuando sea así.

- Al igual que cualquier otro juego de mesa, la temática es muy sencilla. Los participantes empiezan lanzando el dado para determinar quién comienza la partida. Será aquel que saque la mayor puntuación y se seguirá el juego de derecha a izquierda. Ganará quien llegue antes a la última casilla. Pero en este caso, para poder quedarnos en el nuevo lugar que nos han indicado los dados y, por tanto seguir avanzando para llegar a la casilla final, deberemos superar una de las dos pruebas que se indicará en el mismo tablero: el deletreo o el dibujo, de lo contrario deberemos retroceder hacía la posición anterior. Con esta última norma, conseguiremos mantener a los más pequeños motivados en la tarea de superar las distintas pruebas y avanzar hacia el final del tablero.

- El objetivo de este juego es incentivar al niño a entrenar aquellas palabras complejas, focalizando mucho más en sus detalles. Seguramente, sin el concepto dinámico de juego, escribir palabras despertaría muy poco interés por parte de nuestro hijo.

- El tablero te lo puedes crear tú con tus propias manos o descargar la imagen que tienes más arriba. Si lo creas tú sobre un folio o una cartulina, el único material extra que necesitarás serán dos bloques de pegatinas de dos colores distintos. Cada color corresponderá a una tarea, el dibujo o el deletreo.

- Otro recurso importante será tener preparado un listado de palabras en las que habitualmente el niño cometa errores e, incluso, listados de palabras para determinadas normas de ortografía (por ejemplo: b /v, la letra h, mayúscula, acentuación, etc...)

- Las dos tareas del tablero indicadas con dos colores distintos de pegatinas corresponden a 'deletreo' (color blanco) y dibujos (color naranja). Cuando nos encontremos con el azul, tendremos que deletrear del derecho y del revés cierto número de palabras del listado previamente escogido, según la edad y nivel de dificultad que se quiera pactar en el juego. Por ejemplo: si nos toca la palabra “había”, deberemos deletrear correctamente h-a-b-í-a y a-í-b-a-h. En cambio, al situarnos en el otro tono, tendremos que copiar la palabra en una hoja aparte, añadir dibujos y recordatorios originales alrededor de la palabra para recordar sus características más complejas. Por ejemplo: si nos toca la palabra “cavernícola”, para recordar la “v” y la “í” podríamos dibujar una cueva aprovechando la forma de la “v” y una lanza para el acento.

¿Has visto qué sencillo y, sobre todo, qué divertido puede ser estudiar las normas de ortografía? Los niños aprenderán y los padres... ¡podemos repasar!