La técnica de las superpalabras para que los niños aprendan ortografía

Un recurso divertido y original para que los profesores corrijan las faltas de ortografía de los alumnos

María Machado

Seguro que te acuerdas (yo lo recuerdo con un poco de manía): cada vez que escribías mal una palabra durante un ejercicio en clase, tenías que copiarla muchas veces (tantas como la maldad del profesor quisiera) para que en tu cabeza se fijara cómo se escribe correctamente. Sin duda, se trata de una buena forma para memorizar pero, ¿no hay una manera más divertida para que los pequeños no cometan faltas? En Guiainfantil.com te proponemos la técnica de las superpalabras, que ayuda a que los niños aprendan ortografía de una forma un poco más dinámica.

Cómo funciona la técnica de las superpalabras

Ayudar a los niños a que aprendan ortogrfía con la técnica de las superpalabras

En un intento de encontrar un recurso un poco más original para llamar la atención de los niños, son muchos los que han tratado de inventar mil y un juegos para aprender las reglas ortográficas. ¡Un aplauso para todos ellos! Esta técnica que te propongo, es una versión aplicada a las aulas de algo que solía hacer yo cuando estabas estudiando y que solía funcionarme muy bien para reforzar aquello en lo que fallaba. Te contamos en qué consiste paso a paso:

1. Para aplicar la técnica de las superpalabras con tus alumnos necesitas que cada mesa de la clase (o cada uno de tus alumnos si quieres hacerlo de forma individualiza) tenga un pequeño recipiente. Puede ser una caja pequeña, un bote vacío de conservas, la parte inferior de una botella de plástico cortada (limad bien los bordes o colocad cinta adhesiva para que no corten), un sobre... Cualquier recipiente en el que los niños puedan meter papeles pequeños doblados podría valer. 

2. Cada vez que los niños cometan una falta de ortografía, al hacer un dictado, por ejemplo, la palabra fallada se convertirá en una superpalabra... Y se merecerá una atención especial, como buena superpalabra que es. El niño tendrá que escribirla en un papel pequeño y colocarla dentro de su cajita. 

3. Al final del día (o una vez cada dos días), podéis dedicar un tiempo de la clase a 'mimar' a esas superpalabras que están esperando en las cajas a que los alumnos les den cariño. Sin mirar, cada niño tendrá que coger un papel de la caja y leer la palabra en voz alta, para que el resto de la clase pueda escuchar y aprender también cómo se escribe correctamente. 

4. A continuación, llegará el momento de jugar con la palabra. Cada día podéis inventar actividades diferentes para trabajar con esa palabra. La idea es que el niño tenga que escribirla en varias ocasiones para que aprenda las reglas ortográficas. Puedes pedirle a tus alumnos que inventen chistes que contengan esa palabra, adivinanzas cuya solución sea la palabra en sí, dibujos formados con palabras (pinacogramas o anagramas), un dictado al resto de la clase que contenga la palabra en sí...

Anima a los niños a que compartan de todas las formas posibles superpalabra con el resto de compañeros de su alrededor para que todos aprendan su correcta escritura. Además, debes aprovechar para explicar las reglas ortográficas relacionadas con la palabra en sí.

5. Una vez terminadas las actividades, la superpalabra volverá a la caja, para que en el futuro el niño la pueda recordar de nuevo. Pasado un tiempo, cuando se considere oportuno, se irán retirando las palabras con las que los niños han trabajado para dar paso a otras nuevas que deben aprender.

Para que los niños acojan mejor esta actividad, te recomendamos que se lo plantees como un juego divertido, en el que se tienen que ir superando poco a poco. ¡Llegará un día en el que su caja de las superpalabras esté vacía! Involucra a tus alumnos en todo el proceso de creación para que se muestren más partícipes: dedica una tarde a que los alumnos decoren las cajas como a ellos les guste más, preparad un código de colores... 

Los beneficios de este juego para que los niños aprendan ortografía

La técnica de las superpalabras ayuda a los niños a repasar aquello en lo que han fallado anteriormente, para aprender de ello y no volver a cometer esa misma falta de ortografía. Pero, son muchos otros beneficios los que se practican con una actividad como esta.

- Los niños se dan cuenta de que se puede aprender de los errores. Esta lección les será de gran utilidad a lo largo de sus vidas, y les ayudará a tener menos miedo de sus fallos. Aprenderán que, fallar es una oportunidad para seguir aprendiendo.

- Al cometerse una falta de ortografía, la palabra pasa a ser especial, por lo que ya nunca se vuelve a olvidar.

- Al trabajar con la palabra de formas diferentes, siempre procurando que quede escrita, se trabaja la memoria fotográfica.

- Al compartir con los compañeros los errores de uno mismo y trabajar todos juntos en ellos, se fomenta el trabajo en equipo y el compañerismo.

- Esta técnica es un buen recurso para todos aquellos profesores que quieran romper la rutina de la clase sin dejar de trabajar en el temario de los niños.

En Guiainfantil.com te proponemos otros muchos juegos para aprender ortografía. ¡Tus alumnos aprenderán y se lo pasarán fenomenal!

Puedes leer más artículos similares a La técnica de las superpalabras para que los niños aprendan ortografía, en la categoría de Escritura en Guiainfantil.com.