Originales ideas para evitar las faltas de ortografía con la G y la J

Trucos para enseñar a los niños a escribir bien 

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Las letras G y J, séptima y décima consonante del abecedario, a priori no resultan difíciles de aprender para los niños, sobre todo si van precedidas por las vocales A, O y U. El problema viene cuando le pedimos al niño que escriba una palabra que lleve la G y la J y después E o I, ahí surgen las dudas, ¡o no tanto! ¿Cómo evitar las faltas de ortografía con la G y la J? ¡Aquí van algunos trucos y consejos!   

Cómo enseñar a los niños reglas de ortografía de las letras G y J

faltas de ortografía con la J y la G

Cuántas tardes, haciendo los deberes, mi hija mayor me ha preguntado si una palabra se escribe con G o con J. Y es que para los niños de 7 años, que comienzan a conocer la reglas de ortografía, estas dos consonantes generan muchas dudas. Por eso, y como si estuviera volviendo a mi infancia, le he preparado un listado con los principales usos de estas letras y así evitar las faltas de ortografía con la G y la J. 

Lo primero que la explico, antes de meterme en materia, es que las sílabas ga, go, gu se pronuncian con sonidos suaves, mientras que ja, jo, ju con fuertes. ¡Hasta ahí todo claro! A continuación vamos con la ge, je, gi, ji. Las cuatro tienen un sonido fuerte y no hay una única regla que diga si va con G o con J, al contrario, ¡hay varias! y aquí viene el lío. 

- Primera norma: Si queremos que ge o gi tengan un sonido suave, entonces meteremos una u, por ejemplo, guitarra. 

- ¿Qué tienen en común verbos como recoger, elegir, exagerar o dirigir? Todos se escriben con g, así que apunta la segunda regla: verbos que acaben en ger, gir o gerar siempre con G. Aquí hay dos excepciones: tejer y crujir. 

- Tercera: Los adjetivos y los sustantivos que contienen la sílaba gen se escriben con g, por ejemplo, inteligencia, regente o gentil. Aquí, de nuevo, existen unas excepciones: jengibre y ajenjo. 

- Cuando tu hijo te pregunte qué es correcto, garaje o garage, tú explícale esta regla. Se escriben con J los nombres y adjetivos que terminan en aje y eje. Por ejemplo, hereje, paje, potaje, masaje. ¿Cuál sería entonces la correcta? Garaje. 

- Quinta regla. Se escriben con J las palabras que empiezan por eje o aje, como ejemplo o ajetreo, excepto, agencia y agenda. 

 - Y, por último, todas las palabras que terminan en gio o gia (excepto herejía, lejía y bujía) se escriben con g. 

Trucos para que los niños escriban bien 

enseñar a los niños reglas ortografía con la G y la J

Como aprenderse todas estas reglas puede costarle a los niños mucho tiempo, existen otros métodos que puedes emplear con ellos para que vayan asumiendo estas normas casi sin darse cuenta. Como padres, tenemos que hacerlo de una forma divertida y amena y sin forzarles u obligarles a nada, de hacerlo lo único que conseguiremos es bloquearles o paralizarles. 

- Dictados en casa
A través de los dictados, no solo conseguiremos nuestro objetivo, evitar las faltas de ortografía por la G y la J, sino que, a su vez, mejoraremos la capacidad de retención y de atención del niño y la compresión auditiva. 

- Maratón de cuentos
Leer es un placer que debemos ir mostrándoles a nuestros hijos. Será una forma de que desarrollen su imaginación, aumente su creatividad y, también, de mejorar su capacidad lectora y su redacción. Podéis hacer un maratón de cuentos y que cada miembro de la familia escoja uno distinto. 

- Creadores de historias
Como consecuencia del punto anterior, seguramente el niño quiera desarrollar él mismo su propio cuento. ¿Y si aprovecháis este momento para hacerlo en familia? Uno puede empezar con una primera frase del libro y, cada uno, ir aportando algo distinto. ¡Será muy divertido! 

- Cartas mágicas
Y si frente a todo lo anterior, el niño se muestra poco entusiasmado, hay algo que le hará especial ilusión: escribir la carta al ratoncito Pérez, a Papá Noel o a los Reyes Magos. 

- Ejercicios temáticos
Otra forma que puedes utilizar es ponerlo tú en casa ejercicios con cada una de estas normas para que el niño las vaya asimilando y adquiriéndolas. ¡Te convertirás en el mejor profesor para él!