Por qué los niños con autismo repiten frases o sonidos de forma involuntaria

La ecocalia es una de las características que puede estar presente en niños con autismo

Yesenia Serrano

A pesar de la diversidad de sus características clínicas, dentro del espectro autista existen elementos relativamente constantes en muchas de las personas diagnosticadas con la condición de autismo, principalmente en los aspectos de interacción social, flexibilidad – imaginación, movimientos o sonidos repetitivos. El motivo de consulta más frecuente es el que está vinculado al Lenguaje y a la Comunicación y al hecho de por qué los niños con autismo repiten frases o sonidos de forma involuntaria, algo que se conoce como ecolalia. De todo ello hablaremos en el siguiente post.  

Por qué los niños con autismo repiten frases o sonidos de forma involuntaria

niños con autismos que repiten frases

El autismo es actualmente denominado (por los principales sistemas de Clasificación Internacional como lo son el DSM- V y CIE-11) Trastorno del Espectro Autista o Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Cuando vemos el detalle que lleva la terminología de 'espectral' nos plantea que esta condición tiene una amplia diversidad en sus presentaciones clínicas dadas por niveles de funcionamiento.

El abordaje del Lenguaje y Comunicación se basa en un elemento distintivo que es la ausencia o presencia del habla (lenguaje expresivo oral). En esta oportunidad abordaremos una de las modalidades de presentación de la condición que es cuando el niño o niña “habla”.

Cuando nos encontramos ante el niño o niña con autismo que habla, una de las características que puede estar presente es la ecolalia. Esta manifestación clínica consiste en imitar y repetir palabras, frases o sonidos, de forma inconsciente–involuntaria de algo escuchado a través de una conversación, una orden o comentario cuando se dirigen a él o ella; o simplemente a través de un vídeo en You Tube o en la televisión. Generalmente lo copian de sus programas favoritos o las expresiones de familiares cercanos.

Sin embargo, cuando nos remontamos a esa primera infancia, esa en la que aprendemos a hablar, el ser humano suele adquirir su lenguaje a través de la imitación, por ende, si un niño o niña entre los 12 meses y 2 años repite algunas palabras o frases en contextos adecuados, es decir, que esa palabra o frase sea acorde a lo que estén conversando o lo que coherentemente ese niño o niña desee expresar, es considerado normal. Pero si ya tiene 2 años y medio o más y esta repetición se presenta con relativa frecuencia y/o esa palabra o frase no se adecúa al contexto socio–ambiental planteado, es un motivo de alarma.

Un elemento que suele llamar la atención en el autismo es que, generalmente cuando tienen ecolalia, pueden incluso copiar las inflexiones vocales del emisor, es decir, copian hasta la pronunciación (tono, timbre e intensidad de la voz de la fuente emisora) si se trata de un fragmento de película, comiquita o anuncio de publicidad para imitar con la mayor exactitud posible.

Qué es la ecolalia y sus distintas manifestaciones

La clasificación más conocida de la ecolalia es la inmediata (enseguida después de oírla) o tardía (tiempo después). No obstante, es importante destacar que el repetir frases y palabras en niños y niñas más grandecitos (dígase de 3 años en adelante) lo pueden hacer en forma de 'burla', pero ya se nota que es voluntaria.

Lo importante es que si la ecolalia persiste y no va disminuyendo debe consultarse al especialista para hacer el diagnóstico diferencial, ya que la presencia SOLA de este signo clínico no es criterio suficiente para hablar de autismo. Recordemos que para llegar a este diagnóstico clínico, se deben reunir una serie de características observadas e interrogadas por un profesional en el área.

Las causas de la ecolalia aún no han sido del todo identificadas, son muchas las conjeturas al respecto y esto es lo mismo que pasa en todas las hipótesis planteadas alrededor del TEA, sin embargo, las variables a considerar cuando de lenguaje estamos hablando, son muchas, porque esta es una función mental superior que requiere de múltiples redes neuronales distribuidas en todo el cerebro para su correcto funcionamiento. Si algo interfiere en la adecuada conexión de las neuronas, algo veremos reflejado en el habla.

Decir que la ecolalia no tiene cura es irresponsable, por ende, se deben evaluar todos los posibles detonantes no solo en el sistema fonador, sino en otros sistemas como el gastrointestinal, metabólico, inmunológico, etc., para su correcto abordaje; es por esto que el médico especializado (con conocimiento de la condición) haga esta investigación y se trabaje de la mano con el terapeuta de lenguaje con el fin de obtener los mejores resultados.