Cuando a unos padres les dicen que su hijo tiene autismo

Las claves para enfrentarse a la noticia de que tu niño tiene TEA es la aceptación y el apoyo

Jimena Ocampo Lozano

No es fácil recibir la noticia de que nuestro hijo tiene algún tipo de problema en el desarrollo, y cuando ese trastorno es Trastorno del Espectro Autista (TEA), puede que la noticia sea más difícil de digerir. En parte, porque a nivel social se desconoce mucho sobre el autismo, hay poca visibilidad, muchos mitos alrededor, mucho desconocimiento…

Y cuando hay desconocimiento, es normal sentir miedo, vértigo y un sinfín de emociones que pueden hacer que nos planteemos mil dudas y preguntas. Por suerte, cada día se sabe más sobre los Trastornos del Espectro Autista y los avances en los tratamientos y su calidad de vida van en aumento.

Cuando te anuncian que tu hijo tiene autismo

Cuando te dicen que tu hijo tiene autismo

Por mi experiencia en el trabajo con niños y sus familias, una de las noticias más duras de dar a unos padres es comunicarles que sospechas que su hijo puede presentar un trastorno del espectro autista (de ahora en adelante TEA). En ese momento, sé que se van a imaginar lo peor del trastorno. Igual que soy consciente de que, les diga lo que les diga, se van a quedar con la palabra Autista. Y el impacto emocional es enorme.

Dependiendo de la edad del niño, algunos padres vienen ya con la sospecha de que algo ocurre con su hijo, porque ven que presenta determinadas conductas o comportamientos que les resultan extraños. Pero no es lo mismo tener la sospecha de que algo pasa, a que te digan que tu sospecha es un TEA.

Las reacciones de los padres son variadas y no siempre son reacciones de aceptación. Por eso la información que les demos los profesionales y cómo lo hagamos va a ser cruciales para la aceptación y la comprensión del diagnostico y del trastorno en sí.

Recibir una noticia así, supone un importante impacto emocional, la aceptación del diagnóstico puede ser una etapa llena de altibajos emocionales, llena de dudas sobre el autismo o el futuro de nuestro hijo.  Pero a la vez puede suponer un gran alivio, ya que por fin tenemos una explicación sobre lo que le ocurre a nuestro hijo, nuestras sospechas estaban fundadas y no eran fruto de nuestra imaginación y de nuestra excesiva preocupación como padres.

Las expectativas que teníamos sobre nuestro hijo chocan con la nueva realidad que se nos presenta y tenemos que construir una nueva realidad en función de las características de nuestros hijos.

Proceso de aceptación del autismo infantil

Cuando hablamos con padres que han recibido este diagnóstico, la mayoría nos dicen que lo más duro fue al principio, que les llevó tiempo entenderlo y aceptarlo, y que algo fundamental para ellos fue la información y el apoyo recibido por parte de los profesionales y también de otras familias que comparten su misma realidad.

Por lo tanto, es fundamental que cuando recibamos el diagnóstico, acudamos a los expertos que son los que mejor nos pueden ayudar a comprender y entender a nuestro hijo, a conocer sus puntos débiles y sus fortalezas y descubrir sus capacidades para poder darles los mejores apoyos y desarrollar al máximo todas sus potencialidades y superar las dificultades. Algo muy importante será también el entorno que nos rodea, que entienda y comprenda cómo es nuestro hijo va a ser fundamental también para el desarrollo del niño.

Si hay un aspecto clave cuando nos dicen que nuestro hijo tiene un trastorno del espectro autista, ese es la información. Cómo se manifieste el trastorno y la gravedad de los síntomas varía mucho de un niño a otro, pero las necesidades de los niños son las mismas, mucho cariño, afecto y apoyo de la familia y el entorno. Por lo tanto, es importante conocer el tipo de tratamientos e intervención más adecuada a nuestro hijo, el tipo de apoyos y escolarización necesaria puede favorecer de manera positiva el desarrollo de nuestros hijos.

También será importante resolver todas nuestras dudas y desechar todos los tópicos que existen alrededor del trastorno que no son pocos… Algunos de los más extendidos están relacionados con el origen del trastorno (vacunas, alimentación, padres fríos con sus hijos…) o sus manifestaciones (no hablan, no miran, tienen discapacidad intelectual…)

Pero además de la información, el apoyo psicológico y emocional para los padres es fundamental. Como decíamos antes, aceptar un diagnóstico de autismo no es fácil y podemos pasar una especie de duelo (decir adiós al hijo imaginado y aceptar y construir una nueva realidad) que puede requerir de apoyo psicológico y emocional. Por lo tanto, debemos dudar y acudir a un profesional si creemos que lo necesitamos y nos puede ayudar aceptar nuestra nueva situación.