Infecciones más comunes en bebés y niños hasta los 10 años de edad

Guía con los mejores consejos para evitar otitis, gastroenteritis o enfermedades respiratorias en los niños

Como padres es muy importante estar atentos de los controles pediátricos, la conocida como la consulta del niño sano, para que nuestros hijos no enfermen. Otro aspecto importante es conocer cuáles son las infecciones más comunes en bebés y niños y saber cuáles son sus principales síntomas y cómo se manifiestan. De todo ello, hablaré en el siguiente artículo.

¿Qué infecciones son comunes en bebés y niños?

enfermedades de los niños

Durante el primer año de vida las enfermedades en los bebés de 0 a 3 años son frecuentes (en los niños que van a la escuela infantil mucho más) y a veces peligrosas. Los padres y las madres tienen la sensación de que se pasan el día en la consulta del pediatra.

Esta situación va cambiando según el niño se hace más mayor, porque su sistema inmune está más fortalecido, pero aún así no hay que bajar la guardia. Y es que hay cierto tipo de infecciones que son comunes a los niños desde que nacen hasta que llegan a los 10 años de edad y comienzan a entrar en la pre-adolescencia.

Gastroenteritis

Una de las enfermedades pediátricas más frecuentes. Se trata de una patología generalmente infecciosa que es causa de la colonización por parte de bacterias y virus de la membrana interna de los intestinos, provocando su inflamación. La forma vírica es la más común, el norovirus es el que más casos provoca y se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados con materia fecal infectada. 

Los daños causados a la pared gastrointestinal hacen que el niño tenga problemas tanto en la retención de agua como en la absorción de nutrientes, lo cual deriva en síntomas típicos de diarrea, náuseas, fiebre (generalmente por debajo de los 37,9 ºC), vómitos, cansancio, dolor de cabeza, etc. A diferencia de las ocasionales deposiciones sueltas, la diarrea es más acuosa, frecuente y de olor más fuerte que el pañal sucio de todos los días. Lo mismo ocurre con los vómitos.

La diarrea y los vómitos pueden estar causados por infecciones bacterianas, infecciones víricas, intoxicaciones alimentarias o alergias o sensibilidades alimentarias. Consulta siempre a tu pediatra si tu bebé tiene estos signos de deshidratación: orina de color amarillo oscuro, sus ojos están hundidos, se siente aletargado y sin energía, presenta la boca seca o tiene llanto sin lágrimas.

Infecciones respiratorias

Las infecciones respiratorias se dividen en infecciones de las vías respiratorias altas como gripe o un resfriado o infecciones de las vías respiratorias bajas como neumonía, bronquiolitis, gripe y virus respiratorio sincitial. Los síntomas pueden ser tos seca, sibilancias, fosas nasales abiertas, y respiración superficial. Si se afectan las vías respiratorias bajas, la enfermedad es más seria y siempre recomendamos acudir al médico para que le realice las pruebas determinantes y que no vaya a más.

Otitis - infecciones de oído en los niños

otits - infecciones de oído

La otitis es una de las infecciones más frecuentes que se refiere al dolor de oído y una de las más comunes durante el primer año de vida del bebé. Al principio, una infección de oído puede ser difícil de detectar porque no se puede ver realmente la infección, pero suele estar acompañada de fiebre y un resfriado. Y una señal que muchos padres comparten con los pediatras y que hace saltar la voz de alarma: cuando intentas tumbar al niño en la cuna, ¡se pone a llorar!

Las infecciones de oído pueden ser molestas y dolorosas, por lo que es posible que tu bebé llore, se tire, no quiera comer debido al dolor que le produce al tragar o muestra otros signos de malestar. La otitis es uno de los principales síntomas de una infección de oído, pero también puede estar causado por la presión de un resfriado o una infección de los senos paranasales. Otra causa de dolor, sobre todo en oídos pequeños, puede ser porque sube cuando le salen los dientes y molesta la mandíbula.

Infecciones de orina y salpullido de pañal 

En los menores de un mes, la infección de orina puede provocar sueño excesivo, decaimiento o irritabilidad, falta de apetito, vómitos, ictericia intensa (color muy amarillo de la piel), falta de incremento de peso, fiebre o al revés: hipotermia (temperatura menor de 35ºC.

La infección de orina es mucho más frecuente en niños menores de 1 año. Ahora bien, el salpullido de pañal es una de las infecciones más comunes en la infancia en general. Afortunadamente, no es una afección grave y suele ser fácil de tratar.

¿Cómo se pueden evitar este tipo de infecciones infantiles?

tratar infecciones infantiles

Para evitar infecciones en tu pequeño, además de consultar a un especialista o tu pediatra, puedes seguir los siguientes consejos:

- Si tu hijo es aún bebé y toma leche materna, te animamos a que continúes dando el pecho. ¡Es el mejor regalo que le puedes ofrecer!

- Los padres o cuidadores deben tener buena higiene de manos antes de manipular los alimentos y cada vez que vengan de la calle.

[Leer más: Enfermedades que se pueden evitar si uno se lava bien las manos]

- Aplicar todas las vacunas necesarias. Tu pediatra te habrá informado del calendario de vacunas de tu país, ¡no te saltes ninguna! Las vacunas salvan vidas.

- Asegura la hidratación del niño ofreciendo de manera constante pequeñas cantidades de soluciones de rehidratación oral que contienen glucosa, sales minerales y agua en proporciones adecuadas.

- En ambientes fríos o con poca calefacción se recomienda ponerle al bebé y al niño una gorra para mantener la temperatura corporal.

- Evita el abrigo excesivo y el uso de frazadas o mantas que lo puedan sofocar.

- Bajo ningún concepto le des medicamentos sin receta, ni remedios caseros o tés de ningún tipo. Ante cualquier duda, siempre acudir al médico.

- Enséñale al bebé a sonarse la nariz para evitar que aspire los mocos y que estos se acumulen en las vías respiratorias y los canales auditivos.

-En cuanto a la limpieza de los oídos, no usar cotonetes o bastoncillos en los primeros años de vida.

- Inclina la cabeza del bebé durante el baño. Así evitarás que ingrese agua en sus oídos. Esta es una de las principales causas de la otitis.

- Mantener una buena higiene genital es muy importante, lo que implica el cambio frecuente de pañales y limpiar siempre a la niña o al niño de delante hacia atrás para no arrastrar bacterias del ano hacia la zona de los genitales.

- No uses pañales muy apretados que probablemente retengan el sudor y la humedad, esto solamente serviría para agravar la condición. Y, por supuesto, cambia frecuentemente un pañal mojado.

Puedes leer más artículos similares a Infecciones más comunes en bebés y niños hasta los 10 años de edad, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: