Masajes infantiles tras una intervención del frenillo lingual

Cómo estimular la lengua después de una intervención de frenillo

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

En algunas ocasiones, desde el propio hospital detectan que el frenillo lingual del bebé es demasiado corto para amamantarse de forma adecuada. En esos casos, se recomienda una pequeña intervención para asegurar que la lengua esté perfectamente liberada. 

Tras esta intervención, ¿se puede ayudar de alguna forma con algún masaje o ejercicio? Te explicamos cómo son los masajes infantiles tras una intervención del frenillo lingual. 

Consejos sobre los masajes infantiles tras la intervención del frenillo lingual 

Masaje tras la intervención del frenillo lingual en bebés

La lengua es de suma importancia tanto para una buena deglución como para una futura habla y comunicación clara. De ahí que tengamos que prestar especial atención en la lengua del bebé durante los primeros meses de vida. Si ha tenido que someterse a una operación de frenillo, puedes ayudarle con unos masajes adecuados. 

A continuación, procuraremos resolver las dos principales dudas que les surgen a los padres ante una propuesta de operación de frenillo. ¿Para una buena recuperación es necesario un masaje? ¿En qué consiste el masaje?

Es lógico pensar que ante cualquier operación, por pequeña que sea (como sería el caso del frenillo) debe proponerse un tiempo de recuperación y rehabilitación. Y en este caso, la lengua y su frenillo no son una excepción: Para que cicatrice adecuadamente la herida del frenillo deberemos estimular la lengua en todas las direcciones, de lo contrario la cicatrización puede volver a unirse de nuevo en el mismo punto, no consiguiendo ninguna mejora. Cuando esto ocurre hablamos de una anquiloglosia o mala cicatrización.

Por suerte, el masaje de estimulación es simple, divertido y a la vez implica muy poco tiempo, pero debe realizarse regularmente.

Recomendamos que el masaje deba hacerlo un profesional especializado, en este caso el logopeda, y el mismo ofrecer las pautas oportunas a las familias para que ellas mismas también puedan realizarlo. Pero, a continuación os compartimos algunos de los principales movimientos recomendados para poder conocer más acerca del masaje:

1. Jugar con los labios: Si acariciamos suavemente con la yema de los dedos el labio superior y el labio inferior de nuestros bebés, veremos como de modo reflejo y automático abren sutilmente sus bocas y realizan un primer movimiento de sacar la lengua hacia adelante.

2. Jugar con las mejillas: Si con los dedos presionamos suavemente sus mejillas hacia adentro o incluso hacia a fuera, veremos que aún puede abrir más su boca y con ello paralelamente movilizar más la lengua.

3. Jugar con la lengua: Por último, de un modo más directo, también podemos introducir con mucho cuidado nuestros dedos debajo de la lengua en dirección hacia arriba para separar y evitar la cicatrización.