Síntomas y tratamiento del síndrome de Giannotti-Crosti en niños

Esta enfermedad de la piel afecta a niños a partir de los tres meses de edad

Carla Estrada

Hace unos días llegaron a mi consulta unos padres muy preocupados porque su hija de 4 añitos presentaba un erupción cutánea a nivel de cara y miembros superiores e inferiores de 2 días de evolución. Al hacer el examen físico y conocer los antecedentes, llegué a la conclusión de que se trataba del síndrome de Gianotti-Crosti, una enfermedad de la piel que, aunque de primeras puede asustar, es de curso benigno. 

Qué es el síndrome de Gianotti-Crosti y cómo se contagia 

Qué es el síndrome de Gianotti-Crosti y cómo se contagia 

La piel es el órgano más grande del cuerpo y es el que está mayormente expuesto al medio ambiente y a todos los agentes externos que pueden acechar a nuestro organismo, por lo que cuando nuestros hijos presentan alguna patología de piel, como padres nos genera mucha angustia y consultamos rápidamente al pediatra para saber de qué se trata.

El síndrome de Gianotti-Crosti es una enfermedad poco frecuente y autolimitada de la piel, que afecta principalmente a niños entre 3 meses y 12 años (en algunos hasta 15 años), con una edad predominante entre 1 a 6 años y que afecta a ambos sexos por igual.

También conocido como 'acrodermatitis papular de la infancia' o 'síndrome papulovesicular acrolocalizado', es una patología contagiosa antes del brote de la piel, pero después que aparece el sarpullido, deja de ser contagiosa.

La forma de contagio de esta enfermedad es aún desconocida, sin embargo, por lo general se asocia a una infección de origen viral, por ejemplo, virus de la hepatitis B, citomegalovirus, epstein bar, virus coxsackie, parainfluenza, sincitial respiratorio, parvovirus b_19 o virus herpes tipo 6.

También está asociado a la vacunación con suero de virus vivos, como es el caso de difteria, tétanos, tosferina, hepatitis, triple viral o BCG.

Síntomas del síndrome de Gianotti-Crosti en niños

Al igual que mi paciente, son niños que previo a la aparición de las lesiones cutáneas, más o menos 2 a 7 días antes, pueden tener síntomas catarrales, con falta de apetito, febrícula, cansancio y adenopatías en cuello, pero el cuadro característico es una dermatitis típica en brote único, con lesiones papulo-vesiculares asintomáticas, o sea, no producen ninguna molestia.

Su distribución es simétrica y la localización es acral, encontrándose en superficies extensoras de manos, brazos y piernas, para luego en 2 a 3 días aparecer en glúteos, cara y cuello. Son lesiones sobreelevadas, como granitos de color rosa-pardo de 1 a 5 mm.

Respeta el tronco, las mucosas y las uñas y, como dije anteriormente, esta erupción no suele molestar y los niños pueden sentir si acaso un leve prurito. En cuanto a las complicaciones son muy raras, pero en los casos relacionados con el virus de la Hepatitis B, el paciente puede sufrir la enfermedad. Y donde aparecieron las lesiones, la piel puede sufrir una disminución de la pigmentación, que se recupera en varios meses.

Diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad de la piel 

Qué es el síndrome de Gianotti-Crosti y cómo se contagia 

El diagnóstico de este síndrome se hace prácticamente con la clínica del paciente y conociendo los antecedentes patológicos previos a la aparición de las lesiones, que fue lo que me ayudó en el caso de mi paciente a llegar al diagnóstico para tranquilizar a los padres, ya que les informé que era una enfermedad benigna, autolimitada y con muy pocas complicaciones.

Pudiéramos solicitar unos exámenes de laboratorio solo en el caso de sospechar que el pequeño tiene como antecedente una enfermedad viral tipo Hepatitis B, de lo contrario no serían necesarios los paraclínicos para llegar a un diagnóstico del Síndrome de Gianotti-Crosti.

Para tranquilidad de los padres, el tratamiento que le indiqué a mi paciente fue prácticamente sintomático: antitérmicos o antipiréticos, si llega a haber febrícula, reposo y abundantes líquidos vía oral.  En realidad es una enfermedad autolimitada que no requiere de un tratamiento específico.

En caso de que las lesiones produzcan algo de prurito se indicará un antihistamínico vía oral y en la piel aplicar calamina, varias veces al día.

Para finalizar les daré una recomendaciones que los padres deben tener en cuenta a la hora de que sus hijos se encuentren enfermos con esta o cualquier otra patología:

- Consultar inmediatamente con el pediatra, o sea, no esperar a que puedan aparecer complicaciones.

- No automedicar y menos si no tienes idea que dosis le corresponde según su peso.

- No administrar infusiones o té de hierbas que puedan producir intoxicaciones y agravar el cuadro clínico del paciente, incluso la vitalidad del mismo.

Puedes leer más artículos similares a Síntomas y tratamiento del síndrome de Giannotti-Crosti en niños, en la categoría de Cuidados de la Piel en Guiainfantil.com.