Tener un segundo hijo empeora la salud mental de los padres

Un estudio explica cómo afecta la presión a madres y padres tras tener dos hijos

María Machado

¿Cuántos hijos quieres tener? Todos nos hemos planteado esta pregunta antes o después. Como hija única hasta casi los 10 años siempre tuve claro que cuando fuera mayor quería tener dos hijos. "Para que mis hijos tengan con quién jugar", repetía constantemente. Sin embargo, si hubiera conocido este estudio, quizá me lo habría replanteado. Una nueva investigación realizada en Australia asegura que tener un segundo hijo empeora la salud mental de los padres, mucho más que tras el primer bebé.

La salud mental de los padres tras tener un segundo hijo

Sabías que tener un segundo hijo empeora la salud mental de los padres

Los que son padres lo saben bien: los niños son el mejor regalo que la vida te puede hacer. Te ofrecen momentos estupendos de risas, te dan todo su amor, te convierten en mejor persona, cambian tu vida... Sin embargo, también traen noches en vela, luchas contra rabietas, nuevas prioridades, etc. Al hacer balance, yo siempre intento tirar hacia el lado positivo. Sin embargo, ¿cómo afectan a los padres los momentos más complicados de la infancia? ¿Y si encima son dos los niños que hay en casa?

Muchos padres piensan que tener un segundo hijo es más fácil que enfrentarse al primer bebé. Es verdad que ya tienes la ropa y demás equipamento, ya sabes cómo sacarle los gases al niño, no te sientes tan novata a la hora de amamantar a tu bebé, ya eres todo un maestro del cambiado de pañales... Sin embargo, un estudio realizado en Australia ha demostrado que tener un segundo hijo afecta muy negativamente a los padres, y más concretamente a su salud mental.

Para llegar a estas conclusiones, el estudio se ha basado en los datos de los últimos 16 años de la Encuesta Australiana sobre la Dinámica del Hogar, los Ingresos y el Trabajo (Household, Income and Labour Dynamics in Australia, HILDA). Tras comparar y analizar, se explica que los primeros y segundos nacimientos en la familia incrementan de manera similar la presión en los padres. Sin embargo, mientras que los efectos negativos de tener el primer bebé acaban desapareciendo tras unos meses, la salud mental de los padres parece no mejorar después de tener un segundo hijo.

Ni siquiera cuando los niños comienzan el colegio, aprenden a dormir solos en sus habitaciones o empiezan a comer sin tener que estar sentados a su lado, desaparece esa presión. Esto, como no podía ser de otra forma, afecta a la salud mental de los padres. Los efectos tardan muchos más años en desaparecer.

Otra de las conclusiones interesantes que este estudio arroja habla sobre las diferencias entre padres y madres. Según los resultados de esta investigación, la salud mental de las madres se ve más afectada que la de los padres, sobre todo ante la llegada del segundo hijo.

Consejos para cuidar de tu salud mental

¿Estás embarazada de nuevo? ¡Muchas felicidades! Por mucho que digan los estudios, nosotros estamos muy seguros de que este bebé va a traer mucha alegría a vuestro hogar. Sin embargo, nunca está de más tener en cuenta algunos consejos para cuidar tu salud mental como padre o madre de dos (o más) preciosas criaturas.

- Organización, organización y más organización
Muchas veces, tener la sensación de que hay muchas cosas por hacer y que todo está en el aire produce una gran presión. Por eso, te recomendamos que os organicéis para tenerlo todo controlado. Las listas suelen ser un recurso muy útil para dejar de tener esa horrible sensación de que se te olvidan las cosas.

- Busca momentos para ti
Entre pañales, comidas y llantos es muy complicado encontrar momentos para uno mismo, pero tu salud mental lo necesita. Busca ratitos en los que puedas desconectar y practicar una actividad que te guste: leer, darte un baño, escuchar música... Suena imposible, pero ¡inténtalo! Por cierto, a tu pareja seguro que tampoco le vendría mal tener algunos momentos de intimidad.

- Prueba el Mindfulness
Seguro que has oído hablar del Mindfulness... ¿Lo has probado? Es una técnica que de te ayudará a reducir la tensión y el estrés.

- No dudes en pedir ayuda
Si no puedes con todo, pide ayuda. Seguro que alguien de tu entorno puede echarte una mano para cuidar de tus hijos y sentirte más aliviada.

Recuerda, si no cuidas de tu salud mental, no podrás cuidar bien de tus hijos.