Cómo liberar la carga mental que merma la salud de las madres a diario

La falta de conciliación, las preocupaciones de la maternidad y demás provocan agotamiento psicológico

Adriana Méndez
Adriana Méndez Redactora y psicóloga

Ser padres no es fácil. Sin duda, nos da las mejores experiencias pero también nos propone retos. Porque a nuestra maternidad le tenemos que sumar el competitivo ámbito laboral, las responsabilidades familiares, las tareas domésticas... La falta de conciliación acaba provocando un agotamiento psicológico terrible que merma la salud de la madre. Por ello, a continuación te hablamos de cómo liberarse de la carga mental que nos impide disfrutar del día a día sin estrés.

¿Qué es la carga mental de las madres y los padres?

La carga mental de las madres

Según un estudio realizado hace unos años, se define la carga mental como una cantidad desmedida de esfuerzo psicológico aplicado para concluir una tarea. Así como la planificación y atención, sobre todo lo que nos rodea. Para definir este concepto, en otras ocasiones se han utilizado otros términos como burnout o padres quemados.

Llevándolo al plano cotidiano parental sería: crear una lista de tarea infinita sobre la limpieza del hogar, de la ropa, organizar, ir al supermercado, comprobar la comida, anticiparse a las necesidades del bebé, jugar con él, cumplir al máximo nivel en el trabajo, hacer horas extra para llegar a todo, etc. Esta lista de tareas que parece que no tiene fin y que necesita hacerse obligatorio y radical en la cotidianidad.

[Leer +: El síndrome burnout para los padres]

Es decir, todas nuestras obligaciones, responsabilidades y preocupaciones se acaban acumulando y creándonos una sobrecarga mental que nos puede afectar emocionalmente. A menudo, este estrés también tiene una repercusión física. Pero lo que más se demostró en este estudio es que el 63% de las mujeres son las encargadas de esta tarea, mientras que solo el 25% de los hombres se preocupa por ello. Por ello, se suele asociar la carga mental con la maternidad.

Tratar de ser los padres perfectos causa agotamiento psicológico

El agotamiento psicológico de la maternidad

A menudo, la carga mental también bien por cómo nos aproximamos a la crianza de nuestros hijos. Por parte de las familias, pero también desde el resto de la sociedad (incluso de las redes sociales), recibimos muchos estímulos que nos presionan a ser madres perfectas. Nos dan el modelo que se considera 'familia ideal' y cuando somos conscientes de que no somos capaces de alcanzarlo nosotros mismos, aparecen palabras en nuestra mente como la culpa, la mala maternidad, la exigencia... Y todo ello, aumenta nuestra carga mental. Esto de ser 'supermamás' o 'superpapás' representa una etiqueta que en lugar de animarlos, nos presiona aún más.

Haciendo referencia a que no solo deben ser un modelo excelente de padres, sino mantener el hogar como un templo y seguir con su vida laboral de forma tranquila. Y si bien esto es posible, no necesariamente cumple con todos los parámetros. Por ejemplo, habrá días donde tu casa pueda estar desordenada, que prefieras estar en pijama que 'arreglarte' o que ambos se turnen para tener un rato a solas.

Así que de nuevo, no existe una crianza ideal ni los padres perfectos, porque cada experiencia paterna es diferente y, por ello, es necesario tener un método de educación personal. Así que está bien sentirse cansados, estresados y confundidos, está bien reconocer el 'lado oscuro' de la paternidad.

Qué nos causa el burnout o la carga mental de la maternidad

Las madres y su carga mental que les merma

Los estigmas o etiquetas surgen como parte de una sociedad estancada, que tiene arraigada una 'manera correcta de hacer las cosas', que no se adaptan necesariamente a todos, sobre todo con respecto a las responsabilidades parentales. Y, como ya hemos comentado, estas ejercen una gran presión y carga mental en padres y madres. Como por ejemplo:

- Como madre, hay que renunciar al trabajo para dedicarse por completo a los hijos y si se les ve disfrutando solas, entonces son 'malas madres'.
- Los hombres necesitan ser proveedores y protectores al cien por ciento.
- Si ambos trabajan, entonces de seguro los niños no crecerán en un ambiente feliz porque nunca verán a sus padres.
- Los padres de hoy no pueden quejarse porque tienen todas las facilidades del mundo. 
- Los padres no pueden tener momentos a solas porque abandonan a sus hijos. Tampoco pueden dedicarse tiempo a ellos mismos o hacer planes sin hijos.
- Si escuchamos estos estigmas, entonces crearemos una serie de creencias negativas sobre la paternidad que en lugar de disfrutarla, se convertirá en un ciclo vicioso de inseguridades.

De igual manera sucede cuando no se manifiesta el cansancio o las preocupaciones en el cuidado infantil. Al tratarla como tabú, esto hace que la carga mental aumente en lugar de liberarla.

¿Cómo liberarse de la carga mental de las madres?

La salud de las madres y su carga mental

La carga mental no solo puede afectar la paternidad en sí (también hay expertos que hablan del síndrome del burnout referido a los niños) sino que puede fracturar la relación de pareja y atacar la confianza propia. Así que te dejo unos consejos que te ayudarán a reducir o gestionar esa carga mental para que no te llegue a afectar de manera limitante.

1. Liberar la carga mental
El primer paso es intentar liberarse de esta carga mental. Este proceso puede ser difícil pero es necesario. Esto supone dejar de lado el estrés y hacer oídos sordos a las etiquetas sociales. Si tú, tu pareja o ambos sienten que el agotamiento se eleva más de la cuenta, es momento de hablarlo y buscar soluciones efectivas para disminuir el estrés. Las técnicas de relajación o el mindfulness son realmente útiles para ser más conscientes de nuestro presente y, de esta forma, aprender a mantenernos presentes y calmados. Acudir a terapia también es de gran ayuda.

2. El trabajo es en pareja
La responsabilidad debe ser equitativa, ninguno debe estar por encima del otro; no se trata de ayudar en casa, sino de asumir nuestra parte. Si bien, puede que los horarios no cuadren por completo, se pueden crear horarios para repartir tareas. Recuerden que no solo es trabajo de la madre o el padre que se queda en casa, ni es solo trabajo de la mujer cuidar del bebé, jugar con él o enseñarle cosas; es parte de ambos padres.

3. Crear una lista de tareas
Esto es muy beneficioso para reducir la percepción de las obligaciones que tenemos sobre nuestros hombros (y también, en el caso de las parejas, que puedan compartir sus responsabilidades). Se trata de hacer una lista por escrito de todo lo que tenemos que hacer en un corto plazo: en el día de hoy o en la semana. Es importante hacerlo con anticipación para ser conscientes de lo que tenemos por delante. Verlo escrito te ayudará a sacarlo de tu cabeza (y reducir la carga mental) y a organizarte.

4. Toma un descanso
Tener un descanso es necesario. Como padres, el estrés está a la orden del día y, por ello, al igual que cuando estamos sobresaturados de trabajo o estudio, debemos tomarnos un break para restablecer energías. Por ejemplo, cuando tu bebé duerme, toma una siesta, date una larga ducha, lee, mira televisión, etc. Busca un ratito para ti.

5. Tiempo de pareja
Parte de la carga mental que pueden sentir los padres proviene de una sensación de desconexión entre ellos. Si bien, la prioridad siempre es el bienestar de los hijos, descuidar la relación de pareja puede afectar el ambiente en el hogar. Existen quienes una vez convertidos en padres, sienten que el amor de pareja se está desvaneciendo porque no pueden pasar tanto tiempo juntos o hacer actividades a solas.

Por eso es importante tener un momento de pareja. Tomando el ejemplo anterior, cuando tu bebé está durmiendo pueden tomar un baño juntos, tener una cena, ver una película... Esos pequeños momentos ayudan a solidificar el sentimiento de padres y de amantes.

6. Tener un estilo de crianza propio
Cada método de crianza debe ser personalizado para los padres, según sus necesidades y herramientas. Recuerda que esta es una nueva aventura por lo que los consejos de tus padres puede que no sean adecuados para ti. No temas experimentar y descubrir cada día qué es lo que funciona y lo que no funciona con tus pequeños y con la dinámica familiar.

7. Acudir a profesionales
No dudes en acudir a un psicólogo, terapeuta o psiquiatra si necesitas ayuda. Te dará recursos y estrategias para ayudarte a gestionar esta carga mental.

La carga mental existe, es real y no es un motivo de vergüenza. Por eso no podemos mantenerla oculta e ignorarla, sino afrontarla como pareja y crear el orden necesario como familia.

Puedes leer más artículos similares a Cómo liberar la carga mental que merma la salud de las madres a diario, en la categoría de Conciliación familiar en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: