Cómo ayudar a los niños con TDAH a manejar los trastornos de ansiedad

Los niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad suelen sufrir más ansiedad

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Es un hecho que los trastornos de ansiedad están asociados de manera frecuente al Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Dichos problemas de ansiedad pueden observarse en casi el 35% de los pequeños que sufren TDAH. Esto significa que uno de cada tres niños acarrean dichos trastornos asociados con la ansiedad. Además, si hacemos la comparación entre niños y niñas podemos concluir que estas últimas son más propensas a sufrirlos.

Sin embargo, los padres muchas veces nos sentimos incapaces de identificar los síntomas y saber cómo actuar. Por eso, en Guiainfantil.com hablamos sobre los diferentes tipos y síntomas con los que se manifiestan los trastornos de ansiedad y cómo podemos ayudar a los niños con TDAH.

5 tipos de trastornos de ansiedad

Ayudar a los niños con TDAH a manejar los trastornos de ansiedad

Lo primero que debemos conocer son los distintos tipos de trastornos de ansiedad. Estos son algunos de los más frecuentes que se manifiestan en niños con TDAH.

1. Ansiedad generalizada
Caracterizada por preocupaciones, temores y miedos excesivos. Se manifiesta con temblores, sudoración, etc.

2. Ansiedad por separación
Se da una excesiva ansiedad cuando el niño o la niña se separan de sus figuras de apego. Se da una preocupación excesiva por la pérdida de dichas personas a la que está unido afectivamente o, incluso, por si son víctimas de algún daño. Esta ansiedad se manifiesta de manera somática y se acompaña de fantasías.

3. Fobia social
El pequeño sufre un malestar provocado por tener que enfrentarse a diversos tipos de situaciones sociales que impliquen la interacción con otras personas.

4. TOC
Se dan pensamientos, ideas o impulsos no deseados que producen culpa en los pequeños, además de la idea de que gracias a la realización de rituales se puede evitar que ocurran cosas malas.

5. Estrés escolar
Se da un estado de ansiedad continuo en el que el niño experimenta malestar por el hecho de tener que relacionarse con iguales, por ser exigido, por problemas académicos, por faltas de apoyo, etc. Este estrés se manifiesta a través de la falta de sueño, de apetito, nerviosismo, etc.

Síntomas de ansiedad en niños con TDAH

Los trastornos de ansiedad se manifiestan de manera psicofisiológica según cada persona de manera diferente. Aprender a identificar los síntomas de la ansiedad, cuando se producen niños con TDAH, es imprescindible para saber cuándo necesitan nuestra ayuda. Los síntomas pueden ser de diferente carácter:

- Síntomas motores.
Temblores, inquietud, fatiga, tensión muscular, etc.

- Síntomas vegetativos.
Mareos, taquicardia, manos frías o húmedas, respiración entrecortada, etc.

- Síntomas de “vigilancia”.
Estar alerta de manera exagerada, tener sensación de que algo va a ocurrir, estar irritable, dificultades para conciliar el sueño, etc.

De entre todos estos síntomas podemos encontrar algunos que se relacionan con los niños que sufren Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Estos son:

- Preocupación excesiva por el bienestar de sus figuras de apego.

- Miedos a dormir solos y a la separación de sus padres en diversas situaciones.

- Molestias físicas, tensión, etc. a la hora de ir a la escuela.

La relación existente entre estos signos de alarma que se producen en los niños que padecen TDAH y la sintomatología de los trastornos de ansiedad nos empujan a dar gran importancia a la relación entre el TDAH y la ansiedad, por lo que será importante que se evalúen juntos dichos trastornos.

Consejos para ayudarles a manejar la ansiedad

El trastorno de ansiedad en niños con TDAH

La prevalencia que existe entre TDAH y la ansiedad es del 35% en niños y niñas. Este dato aumenta al 40% cuando llegan a la edad adulta. Por eso, es importante que los adultos del entorno ayuden a los pequeños a lidiar con la situación.

Cuando el niño o la niña padecen TDAH y ansiedad, lo primero que se debe hacer es poner el foco en los síntomas propios del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad que son: la falta de atención, la impulsividad y la hiperactividad. Una vez hecho esto se centrarán en:

- Enseñar estrategias como, por ejemplo: la relajación con la que el niño controle síntomas emocionales de la ansiedad como el nerviosismo o la irritabilidad.

- Enseñar a los niños a encaminar sus reacciones desproporcionadas de enfado hacia el sosiego.

- Enfocar estrategias para que el niño tolere mejor la frustración.

Si estas pautas se combinan con la farmacología y la terapia con frecuencia la sintomatología ansiosa disminuye y, por tanto, la prevalencia del 40% en la edad adulta también.