Cómo ayudar al niño a combatir el estrés escolar

El colegio y las extraescolares pueden causar estrés y ansiedad a los niños

Jimena Ocampo Lozano

Cuando hablamos de estrés, solemos relacionarlo con un problema adulto, (trabajo, hogar, etc...) pero no solemos relacionar el estrés con los niños. Pero ellos también lo sufren de y por desgracia, cada vez mas. Son muchos factores los que pueden estresar a un niño, pero nos vamos a centrar en el estrés que puede sufrir en el colegio. En Guiainfantil.com te contamos cómo ayudar al niño a combatir el estrés escolar.

El estrés en la infancia

El estrés de los niños en el colegio

Parece que ser niño es fácil, vas al colegio, haces tus deberes, juegas y ya está. Pero ahora, lo que estamos viendo cada vez más los especialistas, es que los niños se enfrentan a horarios llenos de actividades y con poco tiempo para descansar y para jugar, (algo fundamental para el desarrollo).

Los niños van al colegio, en ocasiones entran muy temprano por no poder compatibilizar el horario escolar con el del trabajo de los padres, luego van a extraescolares (una o dos a la semana), hacen deberes, (en ocasiones demasiado), estudian, cenan y se van a dormir. Y si a todo esto le añadimos una posible dificultad o problema de aprendizaje, el estrés está servido.

Si nos ponemos a pensar en las jornadas escolares de los niños, podemos ver que en muchos casos, son como las de un adulto. Niños que salen a las 7 de la mañana de casa y no llegan hasta las 7 de la tarde, teniendo que ponerse a hacer tareas o estudiar hasta las 9, hora en la que cenan, se duchan y se van a la cama. Bajo estas condiciones, es normal pensar que los niños puedan sufrir estrés.

Pero no solo son los horarios los que estresan a los niños. La carga de tareas que tienen, el exceso de exámenes, (por unidades, trimestrales, globales, de preevaluación...), la presión y exigencia de padres, profesores y la suya propia, unido a las características personales y de autoestima de los niños, dan como resultado situaciones estresantes para que los niños no tienen estrategias ni herramientas de afrontamiento.

Síntoma de estrés en la infancia

Este estado de estrés en los niños suele manifestarse como:

- Problemas de sueño.

- Alteraciones del comportamiento.

- Problemas de atención y concentración.

- Ansiedad, tristeza, depresión infantil.

- Problemas gastrointestinales, falta o exceso de apetito.

- Miedos repentinos y exagerados.

- Retroceso en algunas conductas adquiridas, (hacerse pis en la cama, chuparse el dedo, pesadillas....)

Consejos para ayudar al niño a combatir el estrés escolar

Y aquí, en este punto, es fundamental cómo manejen los padres estas situaciones. Algunas cuestiones importantes a tener en cuenta son:

- Respetar las horas de sueño de los niños. Debemos tratar que duerman las horas necesarias según la edad de los peques, (entre 8 y 10 horas).

- Permitir tiempo de ocio y esparcimiento de los niños, (más allá de la extraescolar de fútbol, judo, o robótica).En definitiva, respetar a los niños como niños y valorar el tiempo de juego como un tiempo valiosísimo para el desarrollo del niño.

- Poner un límite de tiempo a los deberes según el curso escolar, por ejemplo, en 2º de primaria, no deberíamos dedicar más de una hora diaria de deberes,  estudio y lectura.

- Escuchar al niño, y ayudarle a manejar sus emociones respecto a la escuela y su día a día.

- Valorar el esfuerzo de los niños y no la nota final. La mayoría de padres decimos lo mismo, que lo que valoramos el esfuerzo, pero cuando llegan con un 5, no nos vale, y le decimos al niño que puede sacar más nota. Y tal vez sí, pero entonces le motivaremos para  mejorar la próxima vez, y valoramos la nota actual.

- No comparar jamás al niño con sus compañeros.

- También es importante que los niños aprendan a organizarse y organizar sus tiempos y tareas y se hagan responsables de ellas. La mejor manera de gestionar adecuadamente el tiempo es saber organizarlo. Por lo que podemos ayudar al niño a hacerse un horario con las actividades que tiene, y el tiempo del que dispone para hacer sus tareas y jugar o descansar. También tiene que aprender a planificar las tareas y trabajos, por lo que confeccionar un calendario del mes en el que a primera vista sepa cuando tiene exámenes, entrega de trabajo o fichas, etc...le puede ayudar a planificarse para que no se le junte todo en el último momento. En esto  es importante que los padres les ayudemos, (que no significa que se lo hagamos), pero sí que les guiemos y orientemos hasta que puedan hacerlo solos.

Si sospechamos que algo en nuestro hijo no está bien, que tiene alguno de los signos que veíamos al comienzo, tal vez sea adecuado acudir al pediatra o psicólogo infantil para que valore la "gravedad" del asunto y nos ayude a padres y al propio niño, a manejar  estas situaciones y proporcione al niño herramientas de gestión y control emocional, técnicas de relajación, gestión del tiempo etc...que le ayuden a hacer frente  las situaciones estresantes que se le presenten en su día a día.