Parto natural bajo el agua

Cómo es un parto en el agua paso a paso

Es probable que hayas escuchado hablar sobre los beneficios de tener a tu bebé en el agua… Es una opción cada vez más elegida en las mujeres, de hecho puedes encontrar cada vez más hospitales que han instalado bañeras amplias en las salas de dilatación para que las mujeres puedan disfrutar de ellas en su trabajo de parto.

Por qué tener al bebé en el agua

Mujer en bañera

El agua es un medio que puede proporcionar mucho confort a la embarazada. Por la flotación, ejerce una fuerza contraria a la gravedad en el cuerpo de la embarazada, por lo que su cuerpo pesará menos y se podrá mover con más facilidad. La presión hidrostática genera una sensación muy placentera en la embarazada, de recogimiento y abrazo. La temperatura es similar a la temperatura materna por lo que la mujer se encuentra en un ambiente optimo, en el cual por el efecto del calor sus músculos se relajarán, creando bienestar en la embarazada.

Cómo es un parto natural en el agua

Periodo de dilatación: Es importante utilizar el agua adecuadamente. Está descrito que entrar en el agua antes de los 4 cm de dilatación, ralentiza el trabajo de parto. Por encima de esta dilatación el agua, aporta múltiples beneficios: El principal es el alivio del dolor de las contracciones que produce, de hecho es uno de los medios no farmacológicos más efectivos contra el dolor de parto. También los estudios apuntan a que  la duración del parto es menor si se realiza la fase de dilatación en el agua.

¿Cuándo salir del agua? Si el registro cardiotocográfico se alterara, el líquido amniótico se tiñera de meconio o ocurriera cualquier otra circunstancia que alterara la progresión normal del parto de bajo riesgo, sería recomendable salir del agua para realizar un seguimiento del estado del bebé más exhaustivo.

En algunas mujeres el permanecer durante mucho tiempo sumergidas en agua caliente también puede producir cansancio, por lo que han de ser controlados estrechamente  los tiempos que la mujer pasa en la bañera.

Periodo de expulsivo: Existe cierta controversia sobre la realización del expulsivo en la bañera, ya que algunos estudios han mostrado que puede producir efectos nocivos en el bebé. En muchos hospitales no permiten a las mujeres terminar el parto en el agua o permiten terminarlo si la mujer firma un consentimiento en el cual se le informa de los efectos que puede tener realizarlo. En cambio la fase de dilatación, en mujeres con partos de bajo riesgo que se estén desarrollando adecuadamente, disfrutar de la bañera es plenamente recomendable.

Julita

Julita Fernández

Matrona.

Profesora de Danza Oriental para embarazadas.

Experta en entrenamiento acuático para gestantes