Un molinillo de viento. Manualidades infantiles

Una manualidad muy divertida y sencilla para los más pequeños

A los niños les encantan las manualidades, y a los padres les encanta ver cómo sus hijos se entretienen poniendo en marcha toda su diversión y su imaginación. Sin duda es el mejor pasatiempo para pasar un buen rato en familia.

Se trata de una manualidad muy divertida y sencilla. Para montar un molinillo de viento, aunque parezca muy sencillo de hacer, los niños deben contar siempre con la ayuda y la supervisión de los mayores.

Molinillo de viento

Materiales:           

  • Cartulina de cualquier color
  • Un alfiler y un lápiz   
  • Una regla     
  • Tijeras
  • Una goma de borrar
  • Pegamento para papel
  • Un botón pequeño
  • Una pajita  
    •          
            

Cómo hacer, paso a paso, un molinillo de viento

1- Dibujar en la cartulina un cuadrado de 15 cm de lado como se muestra en la foto.


Use la regla para dibujar el cuadrado



2- Recortar el cuadrado y trazar una línea, con la ayuda de una regla, las dos diagonales, hasta la mitad, es decir, sin que las líneas alcancen la parte central del cuadrado.


Una las diagonales con una linea



3- Cortar las cuatro diagonales por las líneas anteriormente trazadas. Hay que recordar que no se puede llegar al centro.


Corte las diagonales del cuadrado sin llegar al centro



4- De las ocho puntas que ahora tiene el cuadrado, hay que juntar cuatro puntas en el centro del cuadrado, pegándolas con cola blanca al centro. Asimismo, hay que pinchar el molinillo por el centro con el alfiler, y por detrás, hay que fijarlo a la pajita, poniendo en el medio un botón para que el molinillo pueda girar libremente. Para evitar pinchazos, es conveniente colocar una goma de borrar en la punta del alfiler.


Sostenga el molinillo a la pajita



5- ¡El molinillo ya está listo para girar! Ahora sólo queda salir a la calle en búsqueda del viento que pueda hacer girar el molinillo. Si no hace viento, bastará con soltar un poco de soplo o el aire de un secador de pelo mismamente. Otra opción, es colgar el molinillo en la ventana, o en el tiesto de alguna planta. ¡¡Qué divertido es ver cómo el viento gira el molinillo!!


El molinillo está listo para girar