Por qué educar a los hijos en el manejo de las emociones

Raquel Oberlander
Raquel Oberlander Periodista y publicitaria

Hace muy poquito, cuando nosotros éramos chicos, se medía la inteligencia de las personas en base a su cociente intelectual. A nosotros nos hicieron creer que el desarrollo cognitivo era lo que nos iba a hacer alcanzar el éxito en nuestras vidas y por eso surgieron los centros de estimulación temprana, y nos apuntaron en mil talleres: de inglés, de violín, de ajedrez...

Después apareció el terror a la obesidad entonces la consigna fue hacer deportes y los anotamos en gimnasia artística, karate, fútbol, básquetbol. Los que tienen hijos en edad escolar ya lo deben haber dicho: Elige el deporte que quieras, pero algo tienes que hacer. ¿Y de las emociones quién se acuerda? Lo mejor que podemos hacer es educar a nuestros hijos para enfrentar las adversidades que se van a encontrar en la vida.

Por qué desarrollar la inteligencia emocional de los hijos 

Educar las emociones de los hijos

Y para eso, deben poder manejar sus emociones: esto tiene que ver con manejar las frustraciones, pero también las alegrías, con aceptar los diferentes estados emocionales por los que todos los seres humanos atravesamos. Aprender que estar tristes no es mala palabra, sino parte integral de nuestra existencia.

La evidencia científica puso de manifiesto en los últimos tiempos que las emociones son cruciales, porque son determinantes para la toma de decisiones, algo a lo que los humanos nos vemos enfrentados constantemente.

De hecho, casi todos conocemos personas que son muy inteligentes, muy capaces intelectualmente  pero parece que no funcionaran en la vida: se pelean con todo el mundo, siempre están enojados o de mal humor, empiezan un proyecto y no lo terminan, etc. Por eso desde hace algunos años se habla de inteligencia emocional, y también de inteligencia social que están muy relacionados entre sí.

Aprender a manejar las propias emociones es lo que nos permite campear los momentos difíciles, empatizar con los otros, conectarnos con nuestros deseos. Ahora, ¿cómo hacer para enseñar a los chicos a manejar las emociones, cuándo nos cuesta tanto hacerlo a nosotros mismos?

Estos cinco consejos son fundamentales para educar las emociones de los niños: 

1- Nombrar lo que les pasa, hablar de los sentimientos.

2- Evitar la violencia verbal con los hijos.

3- Decirles la verdad, no enmascarar la realidad con mentiras piadosas.

4- Escuchar a los hijos.

5- Responderles en lugar de reaccionar.