Los pediatras piden descanso para los niños deportistas

Por qué hay que limitar el ejercicio físico de los niños

¿Cuánta actividad física es saludable para un niño? Traumatólogos, pediatras, fisioterapeutas y rehabilitadores están cansados de atender en sus consultas una excesiva cantidad de lesiones por sobrecarga en atletas menores de edad.

Al colectivo no sólo le inquietan las secuelas del sobre entrenamiento a nivel físico, sino también mental: 'Puede llevarles al desgaste y tener un efecto perjudicial a la hora de que desarrollen una actividad física saludable durante el resto de su vida', dicen los médicos. Te decimos dónde están los límites del ejercicio físico para los niños.

Los principales problemas del exceso de deporte en los niños

El exceso de deporte en los niños

'Todavía no son una epidemia, pero llegará debido al boom de los niños atletas. Los padres están lanzando a sus hijos hacia deportes muy competitivos', asegura Julio Ardura, jefe del servicio de Pediatría del Hospital Clínico de Valladolid. 'El deporte en el niño se hace mal. Se busca el resultado y no la salud' es el aviso de la Federación Española de Medicina del Deporte.

La creciente frecuencia de daños óseos, articulares y musculares en menores por la sobreutilización de estas partes del cuerpo a consecuencia de una práctica deportiva repetitiva y abusiva ha llevado a la Academia Americana de Pediatría ha publicar un documento para que los profesionales aconsejen ciertos límites a los padres de estos niños. Las recomendaciones, publicadas en la revista Pediatrics, se dirigen a los profesionales, pero los destinatarios últimos son los padres y técnicos deportivos de los niños.

9 consejos esenciales para los niños deportistas

1. No entrenar ni competir durante uno o dos días a la semana para permitir al organismo recuperarse.

2. El tiempo dedicado al entrenamiento, el número de repeticiones o la distancia recorrida no se deben incrementar en más de un 10% cada semana.

3.  Animar al deportista a que se tome dos o tres meses de vacaciones al año, en los que no practique una disciplina específica.

4. Insistir en que el objetivo de la actividad debe ser la diversión, la adquisición de habilidades, la seguridad y la deportividad.

5. Animar a que se participe en un único equipo cada año. Si el atleta compite en torneos de fin de semana, debe respetar igualmente los dos días de reposo.

6. Si el menor se queja de problemas musculares o articulares inespecíficos, muestra fatiga o un rendimiento escolar bajo, estar alerta de un posible efecto de desgaste. Indagar en su nivel de motivación para hacer deporte.

7. Abogar por que se introduzcan comités asesores médicos en los torneos infantiles de fin de semana para formar a los deportistas infantiles y juveniles sobre las dolencias y enfermedades asociadas a la actividad física inadecuada.

8. Alentar el desarrollo de programas educativos para padres y entrenadores sobre nutrición y reposición de líquidos, seguridad en el deporte y medidas para evitar el sobre entrenamiento.

9. Advertir especialmente de estos aspectos a los familiares de los menores deportistas que participan en múltiples torneos en periodos cortos de tiempo.