La obesidad Infantil y la diabetes

Cuando los niños son obesos y padecen de diabetes

Aunque la obesidad va aumentando en proporción directa con la edad, cada vez se ven más casos de obesidad infantil. La razón es que mientras los cambios en el estilo de vida de los adultos se han producido lentamente durante muchas décadas, en los niños se han acelerado en poco tiempo.

Hasta hace poco, los niños jugaban en los parques o en los patios, y en la actualidad pasan esas mismas horas delante del ordenador, de la consola de videojuegos o viendo la televisión. Al mismo tiempo, su dieta se ha ido transformando y 'americanizando', tanto en las comidas principales como en el almuerzo de media mañana o en la merienda. El tradicional bocadillo ha sido reemplazado por la bollería.

La obesidad infantil es la epidemia del siglo XXI

 La obesidad infantil y la diabetes

Obesidad y diabetes son dos enfermedades que van unidas, tanto que en las últimas décadas del siglo pasado ya se observó que el estilo de vida de las sociedades opulentas guardaba una relación directa con las cifras de personas con sobrepeso. Y es que la especie humana no está programada para lo que se entiende por estilo de vida occidental: dieta rica en grasa, comida 'basura', escaso consumo de frutas, verduras, hortalizas y legumbres, junto a una actividad física que, cada vez, es más escasa. La consecuencia clara es la obesidad y las enfermedades que se asocian a la misma, con un lugar destacadísimo para la diabetes. Ambas se unen bajo la denominación “diabesidad”, que ya se considera como la epidemia del siglo XXI.

Dos polos opuestos: hambre y obesidad entre los niños

Aunque en muchos lugares del planeta todavía no se ha erradicado el hambre y, vergonzosamente, muchos niños y adultos (unos 40 millones cada año) mueren o tienen un desarrollo inadecuado por no disponer de alimentos suficientes para cubrir sus necesidades, también se aprecia una tendencia imparable a darse el fenómeno opuesto, el de la obesidad, incluyendo la infantil.

La diabetes ya se diagnostica a los 8 años de edad

Así, en países donde la obesidad no suponía un problema hasta hace poco, se han producido cambios radicales: entre 1978 y 1995 la obesidad en menores de 5 años se ha multiplicado por cuatro en países como Egipto. En Japón ya había un 8 por ciento de niños obesos en 1992. En este mismo país, el número de niños con diabetes tipo 2, cuyo aumento va en paralelo al de la obesidad, casi se había doblado entre el período 1976-1980 y el de 1991-1995. Si tradicionalmente la diabetes tipo 2, que en el 85 por ciento de los casos se da en obesos, se consideraba una enfermedad del adulto, hoy en día se está diagnosticando a edades tan tempranas como los 8 años.

Un trabajo publicado hace pocos meses ha calculado que un niño nacido en el año 2.000, en Estados Unidos, tiene un 32,8 por ciento de posibilidades de ser diabético a lo largo de su vida, ascendiendo al 38,5 por ciento en el caso de las niñas.

Evidentemente, es prioritario llevar a cabo una toma de conciencia de la magnitud del problema tanto por parte de los gobiernos como de la sociedad en su conjunto. Cuanto antes se actúe, especialmente en niños, más beneficios se obtendrán.

Dr. Calle - Fundación para la Diabetes

Dr. José Ramón Calle.
Especialista en Endocrinología.
Hospital Clínico de Madrid.
Asesor médico de la Fundación para la Diabetes.
Colaborador de GuiaInfantil.com