Cómo enseñar a los niños a respetar el espacio vital del otro

Consejos para educar a los niños en el respeto de la intimidad

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

En la vida adulta las personas necesitamos que los demás respeten el espacio vital de cada uno, si no lo hacen, nos sentimos incómodos. Es como una forma de respeto que necesitamos a toda costa para poder convivir de forma correcta con los demás. Respetar el espacio personal va cogido de la mano con establecer límites personales y todo ello son habilidades sociales que deben ser aprendidas desde que los niños son muy pequeños. 

Como padres es esencial enseñar a los hijos a identificar y comprender este espacio personal modelando conductas adecuadas, planificando actividades de aprendizaje en casa para que los niños tengan lecciones valiosas en la vida diaria. De este modo los niños aprenderán a respetar el espacio vital del otro, pero también a sí mismos y además los hijos aprenderán a evitar situaciones inapropiadas en la vida que pueden resultar peligrosas. Pero, ¿cómo enseñar estas habilidades sociales?

5 consejos para enseñar a nuestro hijo a respetar el espacio vital del otro

Niña pide silencio

1. Llamar antes de entrar. Es importante que los niños aprendan a llamar a una puerta antes de entrar. Golpear y esperar una respuesta antes de entrar a una habitación con la puerta cerrada es necesario para respetar el espacio vital del otro, es importante usar el modelado y ser el mejor ejemplo para los hijos.

2. Cerrar la puerta del baño. Enseñar a los niños a cerrar la puerta del baño es enseñarle a que todas las personas necesitan intimidad y él también.

3. Con marionetas. Una forma adecuada de enseñar a los niños qué es el espacio vital y cómo respetarlo es a través de marionetas. Con dos marionetas se le puede explicar a los niños las distancias que deben haber entre dos personas. Preguntar a los niños si esa distancia es adecuada y por qué y después darle las respuestas apropiadas. 

4. Enseñar la diferencia entre personas cercanas y lejanas. Es necesario que los niños entiendan la diferencia que existen entre el espacio vital de las personas cercanas (familiares y amigos íntimos) de aquellos que no lo son.

5. Reaccionar ante el peligro. Es necesario enseñar a los pequeños a cómo reaccionar cuando una persona extraña invade su espacio personal. Siempre tendrá que buscar la ayuda de otro adulto para buscar protección, por ejemplo si en la escuela un desconocido se acerca a hablarle tendrá que buscar rápidamente a un maestro para que sepa qué está ocurriendo.

Cuando el niño aprende a saber respetar el espacio personal y vital de los demás, también sabrá poner límites a las demás personas cuando invadan su espacio. Esto es absolutamente necesario para evitar situaciones peligrosas con desconocidos y que los niños sepan reaccionar a tiempo.