Cómo enseñar al niño a no ser vago

Consejos para que tu hijo no se vuelva perezoso

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Un niño vago se convierte en un adulto perezoso. Esto se traduce en trabajo deficientes, batallas de responsabilidades en la vida familiar y laboral, la falta de orgullo en el trabajo, etc.

Ser un vago también puede convertir al niño es un adicto a la televisión, puede hacer que tenga sobrepeso porque no le interesará el deporte o las actividades al aire libre.

Por qué algunos niños se niegan a hacer las cosas

Niño tumbado en el sillón

Criar a un niño a no ser un vago, en ocasiones puede ser algo difícil para los padres. Los padres que piensan que los niños tienen suficiente responsabilidades con el trabajo escolar y las actividades extraescolares, estarán criando a un niño vago que pensará que los demás quehaceres no van con él. Pero, ¿cómo enseñar a un niño a no ser vago?

Hay niños que cuando se niegan a hacer las cosas es por un tema de poder, es decir, que si se niega a hacer lo que le mandas es porque así siente que tiene el control. No cometas el error de ceder haciendo el trabajo del niño, o de discutir o quizá de gritar. Todas estas cosas será lo que tu hijo necesitará para afirmar que tiene el control que tanto está buscando. Es mejor que hables sobre las consecuencias que se producirán si no cumple con sus responsabilidades y además, tendrás que tener el coraje de aplicarlas. En ocasiones, las consecuencias naturales como suspender un examen por no estudiar, ayudarán a los niños a aprender en base a su experiencia y las conversaciones para reflexionar tendrá mejor resultado.

4 consejos para que tu hijo no se convierta en un vago

1. Asigna tareas cada día. Las tareas que asignen tendrán que ir acorde con la edad y las capacidades mentales y físicas de tu hijo, pero deberás tener paciencia y no hacerlas por él, en todo caso ayudar u orientar a que las consiga por sí mismo. Ayudar en casa es una de las mejores formas de evitar que un niño se convierta en vago. Los niños y adolescentes deben ser capaces de hacer su cama, lavar los platos, etc. No le niegues la oportunidad de aprender a hacer las cosas bien.

2. No le proporciones dinero. Hoy en día hay padres que dan dinero a los niños siendo muy pequeños aunque ellos no hagan nada en casa. Para que los niños aprendan a valorar el dinero y el esfuerzo que conlleva ganarlo, tendrás que decirle 'no' cuando te lo pida y dárselo sólo cuando tú creas oportuno y él no se lo espere.

3. Enséñale a hacer las cosas. Una forma excelente de ayudar a los hijos a no ser vagos es enseñarle a hacer las cosas para que aprendan a hacerlas bien. Deben aprender cómo le enseñas con trabajo duro y como poco a poco le irás dejando para que haga las cosas solo.

4. Enseña con el ejemplo. Si eres una persona vaga es probable que tus hijos también lo sean. Si no sabes tener tu casa ordenada, tus hijos pensarán que eso es lo normal y ellos serán desordenados y sucios. Si quieres que tu hijo no sea un vago, tendrás que enseñar con el ejemplo.